Barcelona prohibirá fumar en cuatro de sus playas

22.02.2021

Barcelona prohibirá fumar en cuatro de las playas más populares de la ciudad como parte de su política de aire limpio. La prohibición complementa las medidas para limitar el tráfico rodado en un intento de mejorar la mala calidad del aire de la ciudad y "avanzar hacia una ciudad saludable y libre de humo, y eso incluye el humo del tabaco", dijo Gemma Tarafa, portavoz de salud del ayuntamiento.

Del 29 de mayo al 12 de septiembre se prohibirá fumar en las playas de Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Nova Mar Bella como parte de un plan piloto, aunque los infractores aún no se enfrentarán a multas. Se seguirá permitiendo fumar en Sant Sebastià, la popular playa nudista. Si tiene éxito, se espera que el año que viene se incluyan las otras seis playas de la ciudad, así como los parques y las paradas de autobús.

Unos 2.200 ciudadanos de la ciudad mueren cada año por enfermedades relacionadas con el tabaquismo, casi el 14% del total. Además, cerca del 15% de los 32 millones de colillas que se desechan cada año acaban en el mar. En los 10 años que tardan en descomponerse liberan partículas de arsénico, hierro, níquel y cadmio que entran en la cadena alimentaria.

Aunque es poco probable que la medida sea popular entre los 10 millones de fumadores que se calcula que hay en España, la corriente de opinión popular está en contra. La prohibición de fumar en espacios cerrados que entró en vigor en 2012 ha sido bien recibida tanto por los restauradores como por sus clientes, y el ayuntamiento no espera una oposición seria para ampliarla a las playas y otros espacios abiertos.

Sin embargo, los planes propuestos en 2019 para prohibir fumar en las terrazas exteriores de Barcelona provocaron las protestas tanto de los fumadores como de los hosteleros, que habían compensado la prohibición de fumar en el interior aumentando el número de mesas exteriores. Ese plan ha quedado en suspenso por el Covid, que ha hecho que las terrazas sean vitales para la supervivencia de bares y restaurantes, decenas de los cuales han quebrado.

Según las restricciones de Covid en Cataluña, está prohibido fumar al aire libre en todos los lugares donde no sea posible mantener el distanciamiento social, pero esta es una norma que la ciudadanía, por lo demás obediente, ha decidido ignorar. Barcelona no es el primer lugar de España que prohíbe fumar en la playa. La primera fue Baiona, en la región noroeste de Galicia. En total, 115 de las 3.514 playas españolas están libres de humo.

Por Mexicanist