Diego Rivera - artista, revolucionario, narrador de cuentos

16.12.2019

Nacido en la ciudad de Guanajuato, en el centro de México, en 1886, Diego Rivera se convirtió en uno de los grandes modernistas del arte del siglo XX, así como, posiblemente, en el pintor más importante de la historia de México.

Diego Rivera - artista, revolucionario, cuentacuentos
Diego Rivera - artista, revolucionario, cuentacuentos

Conocido por sus murales en edificios públicos de México y los Estados Unidos, Rivera también realizó una serie de pinturas de caballete, acuarelas y dibujos. Sobre todo, era un magnífico narrador. Rivera podía contar historias a una escala épica y a la vez pequeña e íntima.

En mayo de 2018, su pintura Los rivales realizó $9.762.500 en la Colección de la venta de David y Peggy Rockefeller, estableciendo un precio récord mundial en una subasta no sólo para Rivera sino para cualquier artista latinoamericano.

Diego Rivera (1886-1957), Los rivales, pintado en 1931. 60 x 50 in (152.4 x 127 cm). Obra de arte: © Banco de México Diego Rivera Frida Kahlo Museos Trust, México, D.F. / DACS 2018
Diego Rivera (1886-1957), Los rivales, pintado en 1931. 60 x 50 in (152.4 x 127 cm). Obra de arte: © Banco de México Diego Rivera Frida Kahlo Museos Trust, México, D.F. / DACS 2018

Los inicios de la carrera de Rivera y el Cubismo

Niño prodigio, empezó a dibujar a los tres años. A la edad de 10 años, Rivera se inscribió a tiempo completo en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, en la Ciudad de México. En 1907 se trasladó a Europa, estableciéndose primero en España y luego en París. Su obra de esta época revela la influencia de una gran cantidad de maestros europeos: desde El Greco hasta Cézanne.

Amigo y rival de Picasso, Rivera se hizo un nombre como parte del movimiento cubista. Una de sus principales obras en este estilo fue el Paisaje Zapatista de 1915, que hoy forma parte de la colección del Museo Nacional de Arte de la Ciudad de México.

¿Cuándo comenzó Rivera a pintar murales?

Rivera regresó a su patria a principios de la década de 1920, poco después de que concluyera la Revolución Mexicana. El artista fue uno de los más grandes campeones de la revolución, ayudando a difundir el mensaje de un nuevo México pintando vastos murales patrocinados por el estado, en edificios como el Palacio Nacional y la Secretaría de Educación Pública de la Ciudad de México. Aquí conectó el presente revolucionario del país con un pasado heroico y antiguo.

Se había ido la duda que me había atormentado en Europa", dijo Rivera, más tarde en su vida. Ahora pintaba tan naturalmente como respiraba, hablaba o transpiraba".

Para Rivera, los niños eran políticos -'Representaban la esperanza de una nueva generación en un nuevo México'. - Virgilio Garza, Director de Arte Latinoamericano de Christie's

Una vez de regreso en México, dice su biógrafo Patrick Marnham en Dreaming with His Eyes Open: A Life of Diego Rivera (1988), `ahora creía que un artista debe estar comprometido y no debe retirarse de la sociedad. Rivera desafió el estereotipo del artista como un genio inarticulado".

En la década de 1930, también fue encargado para murales en los Estados Unidos - en Detroit, San Francisco y Nueva York - y se había convertido en una auténtica estrella del mundo del arte. Rivera se convirtió en el segundo artista, después de Henri Matisse, en recibir una exposición individual en el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York.

Entre sus mecenas estadounidenses se encontraba Abby Aldrich Rockefeller, para quien produjo el mencionado lienzo, Los rivales, que representaba un festival tradicional en el estado mexicano de Oaxaca.

La importancia de la cultura precolombina para Rivera

Rivera fue un ávido coleccionista de arte precolombino, acumulando 50,000 piezas a lo largo de su vida, una gran proporción de las cuales se encuentran hoy en día en el Museo Anahuacalli de la Ciudad de México.

Éstas tuvieron una gran influencia en su arte, las figuras en las que se recuerdan las figuras volumétricas y muy estilizadas de las tallas en piedra mesoamericanas. Un buen ejemplo es Madre con Hijos de 1926, donde una madre y dos hijos de mirada firme tienen una forma corporal que podría describirse mejor como monumental.

Diego Rivera (1886-1957), Comuneros (Comuna de París), realizado en 1928. 19⅜ x 15½ en (49,2 x 39,4 cm).
Diego Rivera (1886-1957), Comuneros (Comuna de París), realizado en 1928. 19⅜ x 15½ en (49,2 x 39,4 cm).

Temas comunes en las obras de Rivera

Los niños están entre los más comunes: tanto en las escenas de la vida cotidiana como en los retratos. Algunos ejemplos son Niña con rebozo, Retrato de Inesita Martínez y Niña con muñeca de trapo. Era normal que Rivera pintara estas tiernas imágenes de niños indígenas que resonaban en el público estadounidense", dice Garza. Muchos de los que visitaron México traían a casa fotos que capturaban una parte de la cultura mexicana".

Diego Rivera (1886-1957), Niña con muñeca de trapo, pintada en 1939. 32⅛ x 24¾ en (81,6 x 62,9 cm).
Diego Rivera (1886-1957), Niña con muñeca de trapo, pintada en 1939. 32⅛ x 24¾ en (81,6 x 62,9 cm).
Diego Rivera (1886-1957), Niña con alcatraces (también conocido como Alcatraces), realizado hacia 1936. 15⅛ x 11 pulgadas (38,4 x 27,9 cm).
Diego Rivera (1886-1957), Niña con alcatraces (también conocido como Alcatraces), realizado hacia 1936. 15⅛ x 11 pulgadas (38,4 x 27,9 cm).

Para Rivera, los niños eran políticos. Representaban la esperanza de una nueva generación en un nuevo México", dice Garza, "la promesa de un futuro brillante, marcado por la igualdad y la justicia social". "Sus niños y niñas siempre son capturados positivamente y con dignidad".

Diego Rivera (1886-1957), Niño con alcatraces, ejecutado en 1950. 15⅛ x 11 pulgadas (38,4 x 27,9 cm).
Diego Rivera (1886-1957), Niño con alcatraces, ejecutado en 1950. 15⅛ x 11 pulgadas (38,4 x 27,9 cm).
Diego Rivera (1886-1957), Niña con flores amarillas, ejecutado en 1950. 15 ¼ x 11 in (38,7 x 27,9 cm).
Diego Rivera (1886-1957), Niña con flores amarillas, ejecutado en 1950. 15 ¼ x 11 in (38,7 x 27,9 cm).

En Retrato de Inesita Martínez, uno se queda impresionado por los ojos inquisitivos del sujeto; mientras que la niña en Niña con muñeca de trapo se sienta en una humilde silla, sosteniendo una muñeca envuelta en un chal con todo el afecto que una madre podría abrazar a su bebé.

Los obreros y trabajadores también figuran en un gran número de obras de Rivera, como símbolos del noble trabajo de los mexicanos comunes y corrientes que habían formado la columna vertebral de su nación durante siglos.

En sus murales se pueden ver campos enteros o fábricas de gente trabajando en masa, mientras que en las pinturas de caballete -como Lavanderas con zopilotes, de dos mujeres agachadas para lavar la ropa en un río- los actos de trabajo tienden a ser aislados.

La recepción crítica para Rivera

Rivera murió en 1957, a la edad de 70 años. Durante la mayor parte de su vida, fue aclamado como un maestro. Una biografía, escrita poco después de su muerte por Bertram D. Wolfe, se titulaba, con toda seriedad, La Fabulosa Vida de Diego Rivera.

Con el tiempo, sin embargo, su reputación disminuyó. Su estilo de realismo social cayó fuera de moda, a medida que movimientos como el Expresionismo Abstracto y el Arte Pop se hicieron presentes. El artista llegó a ser visto como una especie de propagandista del comunismo durante los años de la Guerra Fría.

A finales del siglo XX, su popularidad fue superada por la de su esposa Frida Kahlo, cuya obra fue redescubierta en medio del telón de fondo de la teoría feminista y cultural.

Es comprensible que la gente asocie a Rivera con sus murales, pero también hay un mercado real para su otra obra' - Virgilio Garza

El declive de la reputación de Rivera desde su muerte ha sido notable", escribió Marnham. En un extraordinario giro del destino, una de las más grandes artistas del siglo XX es recordada... como el marido insatisfactorio de un icono feminista".

Recibió una gran retrospectiva (con motivo del centenario de su nacimiento) en 1986, que comenzó en el Detroit Institute of Arts antes de viajar a Filadelfia, Ciudad de México, Berlín y la Hayward Gallery de Londres.

En cuanto al siglo XXI, hay indicios de que la reputación de Rivera está de nuevo en alza: en gran parte debido a la noción más globalizada de modernismo que se ha desarrollado (en contraste con la noción euro/estadounidense de antaño). Creo que hoy en día hay una apreciación adecuada", dice Garza, "de que el muralismo mexicano fue el primer movimiento artístico importante que nació en las Américas".

En los últimos años, el trabajo de Rivera ha aparecido en varias exposiciones junto a la de Kahlo, así como en una del Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA) junto a la de Picasso. El Museo de Arte Moderno de San Francisco también acaba de anunciar que realizará una retrospectiva de Rivera en 2020.

El mercado de las obras de Diego Rivera

Al igual que su reputación en el mundo del arte en su conjunto, los precios de Rivera están en alza. La venta récord de Los rivales fue el ejemplo más claro de ello", dice Garza, "pero no el único". Cuatro de los cinco primeros premios para las obras de Rivera en Christie's se han logrado desde 2015.

Sus cuadros cubistas están en gran parte en colecciones públicas", añade Garza. Lo que vemos en las subastas son las pinturas de caballete y las obras sobre papel, que él produjo para complementar sus ingresos por comisiones de murales.

Por lo general, se trata de rebanadas coloridas de la vida mexicana con, digamos, niños campesinos o enormes paquetes de lirios de cala, su flor favorita, que resultó ser muy popular entre los coleccionistas contemporáneos de los Estados Unidos. El trabajo de Rivera en pequeña escala tiende a ser más agradable y menos abiertamente político que sus murales.

Otro factor importante a tener en cuenta en el mercado de Rivera es que, en 1959, el gobierno mexicano declaró todo su arte como un "monumento histórico", imponiendo esencialmente restricciones estrictas a su capacidad de exportación. Una gran parte de sus obras ya había salido del país en ese momento, por supuesto, pero significa algo así como un límite en la oferta.

Con información de Christie's