Una historia de canibalismo y conquista en México

26.01.2021

Durante la Conquista española de México, las interacciones entre los aztecas y los colonizadores europeos estuvieron a menudo marcadas por horribles atrocidades. Ahora, según informa Associated Press, los arqueólogos han desenterrado un nuevo capítulo de pesadilla en esa historia.

Antes de la llegada de las fuerzas españolas, los aztecas intentaban ocultar los huesos de sus víctimas arrojándolos a los pozos. (Melitón Tapia / INAH)
Antes de la llegada de las fuerzas españolas, los aztecas intentaban ocultar los huesos de sus víctimas arrojándolos a los pozos. (Melitón Tapia / INAH)

A principios de 1521, un año después de que los aztecas capturaran y canibalizaran un convoy de docenas de españoles y cientos de indígenas aliados, las fuerzas españolas respondieron masacrando a mujeres y niños aztecas.

Los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México conocen desde hace tiempo el canibalismo que tuvo lugar en la localidad de Zultépec-Tecoaque en 1520. El nombre Tecoaque, después de todo, significa "el lugar donde se los comían" en la lengua azteca del náhuatl. Pero la nueva investigación revela detalles hasta ahora desconocidos de lo que ocurrió después.

El conquistador español Hernán Cortés llegó a Yucatán a principios de 1519 con 11 barcos, 16 caballos y unos 600 hombres. En ese momento, el imperio azteca estaba en crisis. Cortés formó una alianza con la nación rival de Tlaxcala y encontró muchos otros partidarios entre los pueblos subyugados por el imperio.

Según la AP, el convoy estaba compuesto por unos 15 españoles varones; 50 mujeres españolas; 10 niños; 45 soldados de a pie, entre ellos cubanos de origen africano e indígena; y 350 indígenas peninsulares aliados de los españoles. 

En un comunicado, el INAH estima que el pueblo acolhua de Zultépec, aliado del imperio azteca, sacrificó a los cautivos a sus dioses durante "ocho agónicos meses". Durante ese tiempo, descubrieron los arqueólogos, la población del pueblo creció hasta llegar a unos 5.000 habitantes, ya que la gente de la capital azteca de Tenochitlan llegaba para participar en las ceremonias.

El pueblo donde se produjo la matanza se llama Tecoaque, que significa "el lugar donde se los comieron". (Melitón Tapia / INAH)
El pueblo donde se produjo la matanza se llama Tecoaque, que significa "el lugar donde se los comieron". (Melitón Tapia / INAH)

Los restos de estos rituales demuestran que las cabezas de los prisioneros, tanto masculinos como femeninos, se colgaban en rejillas o torres de cráneos. El análisis de los huesos muestra que las mujeres tratadas de este modo estaban embarazadas, hecho que podría haberlas calificado como "guerreras". Según la AP, los arqueólogos también encontraron el cuerpo de una mujer que fue cortado por la mitad y dejado cerca de los restos de un niño de 3 o 4 años desmembrado.

En la revista Arqueología Mexicana, el investigador Enrique Martínez Vargas señala que los aztecas consideraban los sacrificios humanos como una forma de restaurar el orden terrenal y celestial y asegurar la supervivencia de su civilización. El arqueólogo cita al cronista español del siglo XVI Bernal Díaz del Castillo, quien escribió que los aztecas habían rociado la sangre de los españoles sacrificados sobre las imágenes de sus deidades.

Según Vargas, los habitantes de la ciudad parecen haber sido conscientes de que las fuerzas españolas, bajo el mando de Cortés, venían a vengarse. Los lugareños arrojaron a los pozos los huesos de los españoles, incluidos algunos que habían sido tallados como trofeos, y construyeron sus muros defensivos. Sin embargo, al final tuvieron poca protección cuando el lugarteniente de Cortés, Gonzalo de Sandoval, condujo a sus soldados a sus casas.

"Algunos de los guerreros que habían permanecido en el pueblo lograron huir, pero las mujeres y los niños se quedaron, y fueron las principales víctimas", dice el INAH en el comunicado, y añade que los investigadores descubrieron "los esqueletos de una docena de mujeres... que parecían estar 'protegiendo' los huesos de diez niños de entre 5 y 6 años".

Los restos de las mujeres y los niños del pueblo muestran signos de mutilación. Las fuerzas españolas también quemaron los templos del pueblo y decapitaron estatuas de dioses.