Cómo limpiar sus joyas: ¿Puedes remojarlas en ginebra?

03.01.2021

Los remedios caseros para limpiar joyas abundan, siendo la ginebra un favorito generalizado, seguido de cerca por la pasta de dientes, e incluso el uso abundante de saliva. No es de sorprender que ninguno de estos métodos sea el mejor para eliminar la grasa y la suciedad de las joyas, aunque eso no significa que haya que recurrir a la alta tecnología.

¿Conviene comprar un limpiador ultrasónico? En la actualidad, los expertos en joyería aconsejan sobre la mejor manera de limpiar sus gemas.

Cuidado con el limpiador ultrasónico

Los limpiadores ultrasónicos pueden parecer una opción de alta tecnología y de ahorro de tiempo, pero estas máquinas de mesa utilizadas por los joyeros y los talleres de joyería deben ser abordadas con precaución. Cuando se usan correctamente, pueden producir resultados brillantes agitando la joya y eliminando el deslustre con un detergente a base de amoníaco.

Sin embargo, con cualquier engaste delicado, especialmente el micropavé, las piedras pequeñas pueden aflojarse e incluso perderse en el líquido, por lo que este método es probablemente el mejor reservado para los diamantes grandes en los engastes robustos.

Diamantes

La joyería está hecha de una amplia gama de piedras preciosas orgánicas e inorgánicas, así como de metales preciosos de diversos grados de dureza, por lo que es importante adaptar la limpieza a la joya en cuestión. Tomemos los diamantes, las piedras que más atesoramos por su brillo y fuego, pero que son oleofílicas por naturaleza - lo que significa que atraen la grasa de forma inherente. Sin una limpieza asidua, su belleza natural es rápidamente opacada y disminuida.

Afortunadamente, otra de sus cualidades innatas, su dureza, que obtiene un 10 en la escala de Mohs, significa que no pueden ser dañadas por detergentes como el detergente para lavar platos. Esto, combinado con agua caliente y un cepillo de dientes suave, es la mejor manera de devolverle el brillo a sus diamantes, y lo mismo ocurre con los zafiros y rubíes.

Esmeraldas

Otras gemas deben ser abordadas con más cuidado. Las esmeraldas son, por supuesto, más suaves, al igual que otras gemas de la familia del berilo, incluyendo la aguamarina, la morganita y el heliodor (berilo amarillo), todas las cuales tienen un rango de 7,5 en la escala de Mohs. Todavía es posible limpiar estas gemas en casa, pero sólo con un detergente suave, agua tibia y un cepillo de cerdas naturales muy suaves, y sólo por un período muy corto.

Gemas preciosas suaves y orgánicas

Las gemas preciosas orgánicas como el coral, las perlas naturales o cultivadas y las gemas blandas como el ópalo, requieren un cuidado aún mayor, ya que el contacto con productos de limpieza las dañará. En su lugar, frótelas suavemente con un paño de limpieza suave. Cuando use joyas como éstas, manténgalas libres de perfumes y cremas perfumadas, que pueden dañar sus superficies.

Almacenamiento

Para evitar que se rayen, cada joya debe guardarse por separado en su bolsa o estuche individual - preferiblemente el original, si el fabricante es bien conocido. Las condiciones del entorno también requieren cierta reflexión: un sótano húmedo o un armario de aire caliente puede ser un buen lugar para esconderse, pero la atmósfera podría dañar sus joyas, embotarlas, o incluso romperlas si son orgánicas.