Golfo de México: 10 personas fueron diagnosticadas con bacterias mortales que se contraen con el agua

En los últimos meses, los informes de enfermedades relacionadas con las bacterias carnívoras, contraídas en las aguas del Golfo de México, han aparecido en todo Estados Unidos. Pero, ¿qué es la bacteria carnívora? ¿Por qué es mortal y cómo puedes protegerte de él?

No coma ostras u otros mariscos crudos (almejas, mejillones). Imagen: Pixabay
No coma ostras u otros mariscos crudos (almejas, mejillones). Imagen: Pixabay

Uno de los primeros casos reportados provino de Ozona, Florida, después de un viaje de pesca en abril. Hacia el comienzo del verano, comenzaron a desarrollarse más casos a lo largo de la franja de la Florida, incluyendo Destin Beach y la Isla de San Jorge. Una de las víctimas era un residente de Ohio que casi pierde el pie después de contraer la bacteria en Tampa Bay. La playa del condado de Manatee también fue otro lugar donde una mujer de Florida murió a causa de la enfermedad, que las autoridades sanitarias denominaron vibrio vulnificus.

Según el Departamento de Salud de Florida, el vibrio vulnificus es una bacteria que normalmente vive en agua de mar caliente y forma parte de un grupo de vibriones llamados "halófilos" porque requieren sal. Vibrio vulnificus es una bacteria natural que se encuentra en el agua de mar tibia y salobre, y las infecciones son raras.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) afirman que el vibrio vulnificus es una de una docena de especies de bacterias vibrio que pueden causar enfermedades humanas, lo que se denomina vibriosis. El CDC continuó afirmando que el vibrio vive naturalmente en ciertas aguas costeras y está presente en concentraciones más altas entre mayo y octubre cuando las temperaturas del agua son más cálidas. Esos meses coinciden con el momento en que es más probable que los huracanes y las tormentas tropicales afecten al territorio continental de los Estados Unidos y a muchos de sus territorios.

Desde 2009, los casos reportados de vibrio vulnificus han sido relativamente altos, siendo los más reportados en 2018 con 42 casos. La mayoría de las infecciones relacionadas con la muerte se reportaron en 2015, con 14 muertes. Entre 1988 y 2006, los CDC recibieron más de 900 informes de infecciones en los estados de la Costa del Golfo, donde se producen la mayoría de los casos. Aproximadamente el 50 por ciento de las veces, las infecciones por vibrio vulnificus son mortales.

La infección puede ocurrir cuando se consumen mariscos crudos, especialmente ostras. Debido a que la bacteria prospera en el agua tibia, las personas con heridas abiertas o rasguños pueden estar expuestas al vibrio vulnificus a través del contacto directo con el agua de mar. Afortunadamente, no hay evidencia de transmisión de persona a persona de esta infección.

La FDOH establece que las infecciones pueden ser diagnosticadas por medio de heces, heridas o cultivos de sangre. La ingestión de alimentos o agua que contengan vibrio vulnificus puede causar dolor abdominal, vómitos y diarrea y también puede causar una infección de la piel cuando las heridas abiertas se exponen a aguas de mar calientes infectadas, lo que puede provocar úlceras y la ruptura de la piel.

Para las personas con sistemas inmunitarios debilitados, las infecciones por vibrio vulnificus pueden ser una preocupación seria, particularmente para aquellas con enfermedad hepática crónica. La FDOH afirma que la bacteria puede invadir el torrente sanguíneo, causando una enfermedad grave y potencialmente mortal con síntomas como fiebre, escalofríos, disminución de la presión arterial y lesiones cutáneas con ampollas.

La FDOH ofrece consejos para ayudar a protegerse a sí mismo y a los demás al manipular mariscos y vadear o nadar en las aguas:

No coma ostras u otros mariscos crudos (almejas, mejillones). Cocine bien los mariscos.

Para los mariscos con cáscara, hierva hasta que las cáscaras se abran y continúe hirviendo por cinco minutos más, o cocine al vapor hasta que las cáscaras se abran y luego continúe cocinando por nueve minutos más. No coma mariscos que no se abran durante la cocción. Hierva las ostras peladas por lo menos tres minutos o fríalas en aceite por lo menos 10 minutos a 375 grados Fahrenheit.

Evite la contaminación cruzada de mariscos cocidos y otros alimentos con mariscos crudos y jugos de mariscos crudos.

Coma los mariscos inmediatamente después de cocinarlos y refrigere las sobras.

Evite la exposición de heridas abiertas o piel quebrada a sal tibia o agua salobre, o a mariscos crudos cosechados en dichas aguas.

Use ropa protectora cuando manipule mariscos crudos.

Si se sospecha la presencia de vibrio vulnificus, busque asistencia médica inmediatamente, ya que los antibióticos mejoran la supervivencia. 

Fuente: cdc.gov

También te puede interesar