El aeropuerto de Texcoco, cancelado por 13.000 millones de dólares, se niega a morir

14.11.2019

Hace un año, el pueblo mexicano, aunque sea una pequeña fracción del electorado, votó a favor de la demolición de un nuevo aeropuerto de 13.000 millones de dólares para la capital que estaba casi un tercio terminado, al menos 4.000 millones de dólares por encima del presupuesto, y empantanado en acusaciones de corrupción.

El aeropuerto de Texcoco se niega a morir. Imagen: Flickr
El aeropuerto de Texcoco se niega a morir. Imagen: Flickr

Alrededor de 5.000 millones de dólares ya habían sido vertidos en el nuevo aeropuerto de Texcoco, que iba a contar con una terminal futurista en forma de X diseñada por Norman Foster. Otros 8.300 millones de dólares se destinaron a terminarlo.

La gente votó a favor de descartar el proyecto que estaba terminado en un tercio, 4.000 millones de dólares por encima del presupuesto, envuelto en acusaciones de corrupción, y construido sobre un lecho de lago inestable. Pero tiene vida propia.

Y para el futuro previsible, la Ciudad de México, una de las metrópolis más grandes del mundo, debe seguir contenta con un aeropuerto antiguo, Benito Juárez, que ya está abrumado por el número de pasajeros, no tiene espacio para más crecimiento, y en algunos lugares, como en muchas partes de la Ciudad de México, se está hundiendo gradualmente en el lecho de uno de los lagos sobre el que se construyó originalmente el centro de la ciudad.

La decisión final de deshacer años de construcción de Texcoco, con un costo estimado de 9.000 millones de dólares, recayó finalmente en el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien había encabezado la oposición al proyecto en primer lugar, principalmente por motivos de corrupción y falta de transparencia. Un asombroso 70% de los contratos del proyecto, algunos de los cuales tenían una duración de 50 años (con la opción de extenderlos a 100 años), fueron adjudicados sin licitación, en contravención directa de las propias leyes anticorrupción del gobierno mexicano.

Pero los mayores problemas con el aeropuerto de Texcoco son estructurales y ambientales. El sitio elegido para su desarrollo es un lecho de lago drenado que atrae gran parte del agua de escorrentía de la Ciudad de México. El suelo sigue teniendo un contenido de agua extremadamente alto y una baja resistencia al estrés. Para las grandes empresas constructoras involucradas, habría sido el perfecto despilfarro: una vez construido el aeropuerto, los problemas estructurales crónicos que se produjeron a raíz de ello habrían exigido grandes cantidades de trabajo de mantenimiento, sólo para mantener el terreno apto para su uso.

"El lecho del lago de Texcoco es el peor terreno imaginable para construir cualquier tipo de construcción", dijo José Luis Luege Tamargo, ex director del regulador de agua de México, en una entrevista. Bajo las tierras pantanosas de Texcoco se encuentra uno de los acuíferos más importantes de la Ciudad de México, pero se está agotando a un ritmo alarmante. Como resultado, la tierra sobre ella se está hundiendo a una tasa promedio de entre 20 y 40 centímetros al año, aumentando aún más el riesgo de inundaciones en Texcoco. En 2014, Luege Tamargo alertó al consorcio encargado del proyecto sobre estos riesgos, pero sus advertencias fueron ignoradas.

Sin embargo, aunque el proyecto del aeropuerto puede haber sido cancelado y algunos de los bonos emitidos para financiar su construcción ya han sido reembolsados, aún está lejos de estar muerto y enterrado. Una avalancha de más de 140 demandas presentadas por una tenaz y bien financiada coalición de líderes empresariales, representantes de aerolíneas y cabilderos ha impedido que el gobierno de AMLO desmantele el trabajo en Texcoco y continúe con su proyecto alternativo de construir dos pistas comerciales en la base aérea de Santa Lucía y una nueva pista en el Aeropuerto de Toluca.

Fue sólo en el último mes que AMLO recibió luz verde para comenzar a trabajar en Santa Lucía, que está a 55 kilómetros de la ciudad de México. La inauguración del proyecto está prevista para mayo de 2022, aunque los proyectos de gran envergadura como estos tienen la molesta costumbre de retrasarse y sobrepasar con creces el presupuesto.

El presupuesto proyectado para Santa Lucía ya se ha disparado tres veces en el último año, primero de $3.64 mil millones a $4.07 mil millones, luego a $4.76 mil millones y más recientemente a $4.93 mil millones. Esto, junto con el hecho de que el Ministerio de Defensa está supervisando el proyecto y lo ha considerado clasificado, ha intensificado la oposición a los planes de AMLO entre los líderes empresariales y amplificado los llamamientos para que se restablezca el proyecto original de Texcoco.

La coalición para salvar el aeropuerto de Texcoco está liderada por un grupo llamado #NoMasDerroches, entre cuyos miembros se encuentra el grupo de presión empresarial más poderoso de México, Coparmex. "No nos mueve la política. Simplemente creemos que la decisión del presidente de cancelar Texcoco y construir Santa Lucía es legal y financieramente injustificada", dijo a Bloomberg Gerard Carrasco, portavoz del grupo. "Es un desperdicio de recursos públicos."

El último plan del gobierno para Texcoco es restaurar el antiguo lago y construir un parque nacional a su alrededor, lo que daría el golpe definitivo al semiacabado aeropuerto. Dadas las enormes sumas de dinero que están en juego en el proyecto Texcoco, no sólo en su construcción y mantenimiento futuro, sino también en los planes largamente concebidos para construir una "aerópolis" -una vasta "ciudad aeroportuaria" multimodal- alrededor del aeropuerto, que los inversionistas esperaban que se convirtiera en el mayor centro de transporte/infraestructura de toda América Latina, las empresas y personas que invirtieran en el proyecto harán todo lo que sea necesario para evitar que eso ocurra. Esos inversionistas incluyen:

El Grupo Atlacomulco, una red política secreta que opera en el Estado de México, donde se estaba construyendo el nuevo aeropuerto. Estaban muy estrechamente relacionados con el predecesor de AMLO, Enrique Peña Nieto, quien lanzó el proyecto NAIM, y supuestamente compraron gran parte de los terrenos en los que se construiría el nuevo aeropuerto y la aerópolis circundante.

Grandes empresas mexicanas como ICA, Prodemex, GIA y Grupo Hermes, que es propiedad de Carlos Hank, un multimillonario banquero con estrechos vínculos tanto con Peña Nieto como ahora con AMLO.

Carlos Slim, el hombre más rico de México. Su compañía constructora, Grupo Carso, tenía tres grandes contratos de construcción por un valor estimado de 5.000 millones de dólares. Cuando AMLO amenazó con cancelar Texcoco, Slim advirtió que suspender el proyecto "significaría suspender el crecimiento del país".

Dado que la economía de México apenas ha crecido desde la cancelación de Texcoco, la declaración de Slim ha demostrado hasta ahora ser inquietantemente premonitoria. El sector de la construcción y las infraestructuras se ha visto especialmente afectado. En cuanto al mayor proyecto de infraestructura de todos, el Aeropuerto de Texcoco, su futuro, a pesar de los mejores esfuerzos de AMLO, sigue siendo -si me disculpan el juego de palabras- en el aire.

Fuente: Wolf Street

También te puede interesar