Reforma fiscal México 2020: grandes cambios propuestos para las empresas extranjeras que hacen negocios en México

El 8 de septiembre, la rama ejecutiva del gobierno mexicano introdujo la reforma fiscal México 2020, proponiendo cambios de gran alcance en el impuesto sobre la renta, el impuesto al valor agregado y el Código de Impuestos Federales.

La reforma fiscal de México en 2020: ¿qué se puede esperar? Imagen: Pixabay
La reforma fiscal de México en 2020: ¿qué se puede esperar? Imagen: Pixabay

Aunque los anteriores esfuerzos de reforma fiscal del gobierno mexicano han estado dirigidos a empresas altamente digitalizadas, la reforma fiscal México 2020 va más allá de estas metas, proponiendo modificaciones que cambian todo el sistema tributario internacional mexicano.

Las enmiendas están diseñadas para abordar las preocupaciones destacadas por el proyecto de transferencia de beneficios de la erosión de base (BEPS) de la OCDE/G20. Se incluyen actualizaciones del concepto de establecimiento permanente, modificaciones en el tratamiento fiscal de los pagos realizados a entidades híbridas y nuevos límites a la deducibilidad de intereses.

La reforma tributaria también incluye la implementación de una disposición contra la evasión, introduce la revelación obligatoria de las estructuras tributarias por parte de los asesores fiscales y permite el uso de la información tributaria proporcionada por terceros informantes.

¿A quiénes afecta?

Las compañías internacionales que hacen negocios en México deben estar atentas. Entre las empresas particularmente afectadas por la reforma se encuentran las que reciben pagos de México, tales como intereses, las que efectúan pagos a sociedades extranjeras controladas y las estructuras que utilizan entidades fiscalmente transparentes.

Las compañías internacionales que hacen negocios en México deben estar atentas. Entre las empresas particularmente afectadas por la reforma se encuentran las que reciben pagos de México, tales como intereses, las que efectúan pagos a sociedades extranjeras controladas y las estructuras que utilizan entidades fiscalmente transparentes.

Adicionalmente, bajo la reforma fiscal México 2020, las empresas que utilizan plataformas digitales (incluyendo a los contribuyentes no residentes) estarían sujetas a registro en México y deben retener impuestos a los usuarios.

Por último, con la introducción de una norma contra el abuso, la creación de informantes externos y la notificación obligatoria de las estructuras fiscales por parte de los asesores fiscales, la reforma fiscal afectará a todos los tipos de contribuyentes.

Cambios en el establecimiento permanente

Uno de los cambios más importantes se refiere al concepto de establecimiento permanente. Bajo las reglas actuales, generalmente, un establecimiento permanente se crea cuando un no residente tiene un lugar fijo de negocios en México o bien opera en México a través de un agente dependiente.

Bajo la reforma fiscal México 2020, el concepto de establecimiento permanente se extendería para incluir a terceros que no sean agentes del no residente pero que celebren o celebren acuerdos en nombre del no residente. También se crearía un establecimiento permanente cuando un tercero celebre acuerdos que obliguen a un no residente a prestar un servicio.

No se crea un establecimiento permanente si estas actividades son auxiliares. Sin embargo, si las actividades son un complemento de una "transacción única estructurada de negocio", entonces las actividades crearán un establecimiento permanente. Las normas propuestas tienen por objeto abordar las estrategias de planificación que implican la fragmentación de las operaciones para evitar un establecimiento permanente.

De igual forma, el concepto de agente se actualiza en la reforma fiscal México 2020. Con arreglo a las normas propuestas, se presumirá que un agente es dependiente (y, por tanto, creará un establecimiento permanente) cuando esa persona actúe exclusiva o casi exclusivamente en nombre de una parte vinculada no residente.

Cabe señalar que la presunción sólo se aplicará en los casos en que estén implicadas partes vinculadas. Esta actualización seguramente cubrirá las estrategias fiscales utilizadas por los no residentes que atienden a clientes en México a distancia desde una jurisdicción extranjera mientras establecen una subsidiaria local (las llamadas "estructuras comerciales") que es responsable de facilitar las ventas (por ejemplo, mediante la prestación de servicios de comercialización).

Entidades transparentes

Para evitar el uso de estrategias que involucren a entidades transparentes, la reforma fiscal México 2020 establece que las entidades extranjeras transparentes serán consideradas como una entidad imponible independiente.

A estos efectos, el concepto de entidades extranjeras incluye tanto a las personas que tienen una entidad jurídica separada (por ejemplo, una sociedad) como a las que no la tienen (por ejemplo, una empresa conjunta).

Estas entidades extranjeras se considerarán transparentes si cumplen dos requisitos. En primer lugar, no deben ser residentes fiscales a efectos del impuesto sobre la renta en la jurisdicción en la que se constituyeron o en la que se encuentra su lugar efectivo de administración. En segundo lugar, sus accionistas, miembros o personal similar deben recibir los ingresos atribuidos a dichas entidades.

Crédito fiscal extranjero, deducibilidad de intereses

La reforma fiscal México 2020 incluye varias disposiciones que abordan diversas preocupaciones de BEPS. Por ejemplo, el crédito tributario extranjero no está permitido en los casos que impliquen la distribución de dividendos cuando tales dividendos sean una reducción para el no residente que los distribuye.

Otro cambio importante está relacionado con la deducción de las bonificaciones de intereses. Bajo las nuevas reglas, los intereses netos que excedan el monto resultante de multiplicar el ingreso neto por 30% no son deducibles.

La reforma establece una exclusión de-minimis de los primeros 20 millones de pesos mexicanos (aproximadamente 1 millón de dólares). El excedente no deducible puede trasladarse a los tres años siguientes.

Economía digital

La reforma fiscal México 2020 incluye una nueva propuesta para gravar a las empresas altamente digitalizadas. Cabe señalar que actualmente hay otras dos propuestas que se han presentado en el Congreso (el 21 de agosto de 2019 y el 5 de septiembre de 2019) con el objetivo de gravar a las empresas de este tipo.

A pesar de las propuestas existentes, la reforma fiscal México 2020 introduce un enfoque más integral para gravar a las empresas altamente digitalizadas.

Para efectos del impuesto sobre la renta, la reforma fiscal aclara que los contribuyentes que obtienen ingresos por utilizar una plataforma digital, software o tecnologías similares deben pagar el impuesto sobre la renta.

Para efectos del impuesto sobre la renta, la reforma fiscal aclara que los contribuyentes que obtienen ingresos por utilizar una plataforma digital, software o tecnologías similares deben pagar el impuesto sobre la renta.

Así, las plataformas digitales actuarán como agentes de recaudación y deberán retener el importe respectivo del impuesto sobre la renta de acuerdo con los tipos de retención previstos en la reforma.

Para efectos del IVA, los servicios digitales se consideran prestados en México (y por lo tanto sujetos a impuestos) si el destinatario se encuentra en el país. El concepto de servicios digitales incluye plataformas intermediarias; servicios como descargas de audio, video o imágenes; sitios de citas en línea; almacenamiento de datos; o servicios de aprendizaje a distancia, entre otros.

Bajo la reforma fiscal México 2020, las plataformas deben inscribirse en el registro de contribuyentes mexicanos (incluyendo no residentes), retener el monto respectivo del impuesto sobre la renta, llevar registros contables, cobrar el IVA sobre las transacciones de los usuarios, nombrar a un representante legal y establecer un domicilio en México para recibir notificaciones (cabe mencionar que dicho registro no crea una presencia imponible en México).

Si un no residente sin presencia gravable en México no cumple con estas obligaciones, la compañía no tendrá acceso a clientes mexicanos. La reforma fiscal México 2020 propone un proceso en el que la conectividad a través de las redes de telecomunicaciones se interrumpirá hasta que dichos no residentes se registren en México.

Afrontar una política fiscal agresiva

La reforma tributaria también incluye enmiendas para fortalecer los recursos de las autoridades tributarias a fin de atacar la planificación tributaria agresiva y la evasión fiscal.

En la propuesta se aplican dos instrumentos principales. En primer lugar, se introduce una norma contra las prácticas abusivas que permite a las autoridades fiscales cuestionar las transacciones que no tienen fines comerciales y que se realizan únicamente para obtener un beneficio fiscal.

Esta disposición refleja elementos de la jurisprudencia de los Estados Unidos, como la introducción de la doctrina de la operación de paso.

Como complemento a esta regla, la reforma fiscal México 2020 introduce un régimen de revelación obligatoria de información.

Este régimen exige que los asesores fiscales revelen cualquier estructura que proporcione un beneficio fiscal (por ejemplo, un aplazamiento, entre otros). En algunos casos, los consultores deben revelar los nombres de sus clientes.

La reforma fiscal México 2020 - algunos reflexiones

Como se ha descrito, la reforma fiscal México 2020 introduce varios cambios en el sistema tributario internacional mexicano. Las compañías extranjeras que hacen negocios en México deben estar al tanto de esta nueva legislación y deben analizar las estructuras actuales para evitar sorpresas desagradables.

La amplia terminología de las disposiciones que gravan a las empresas altamente digitalizadas es preocupante debido al impacto que tendrá en las empresas tradicionales que ahora tienen una presencia en línea.

Todos estos aspectos deben ser analizados cuidadosamente para evaluar el impacto en las transacciones transfronterizas. La reforma fiscal México 2020 se inspira en el trabajo de la OCDE y hay que estar atentos a cómo se implementan estos cambios en México.

Fuente: Fernando Juárez Hernández

Abogado Fiscal Internacional en Cacheaux Cavazos & Newton LLP

Fernando Juárez asesora en derecho tributario internacional. Su práctica se enfoca en transacciones transfronterizas y planificación fiscal que involucran a México y los Estados Unidos.

La experiencia de Fernando está en el trato con clientes multinacionales, start-ups y compañías emergentes que invierten en México.

Es el actual Relator Nacional del Observatorio para la Protección de los Derechos de los Contribuyentes por el IBFD. Fernando se graduó de abogado en la Escuela Libre de Derecho de la Ciudad de México y tiene un LLM de la Escuela de Derecho de Stanford.

LA REFORMA FISCAL DE MÉXICO EN 2020: ¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR?

Desde hace mucho tiempo existe un consenso entre los especialistas en materia de impuestos en México sobre la necesidad de llevar a cabo una revisión fiscal exhaustiva para:

abordar el crecimiento económico mediante el fomento de la inversión;

ampliar el número de contribuyentes activos mediante la lucha contra la economía informal; y

promover la distribución de la riqueza en un esfuerzo por reducir la desigualdad económica.

A pesar de que han transcurrido más de seis años desde la última reforma tributaria sustancial, la integración internacional basada en la movilidad de los capitales y la armonización de los marcos fiscales para hacer frente al desplazamiento de las ganancias fuera del lugar donde se produce la actividad económica real y la creación de valor, siguen formando parte de la política tributaria de México.

La relación entre impuestos y PIB de México (16,1% para 2019) ocupa el último lugar en el ranking, en el puesto 36 de 36, cuando se compara con el promedio de la OCDE (34,3%). Como consecuencia de las estadísticas de bajos ingresos fiscales del país, México ha venido aplicando reformas internas desarrolladas en el contexto del Proyecto de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE)/G-20 sobre erosión de la base y cambio de utilidades (BEPS). El último avance, la reforma fiscal publicada en el Diario Oficial de la Federación el 9 de diciembre de 2019, la llamada Reforma Fiscal 2020, no es una excepción a esta tendencia.

El proyecto de ley tributaria que será analizado aquí fue originalmente propuesto por el Poder Ejecutivo y aprobado por el Congreso en octubre de 2019. El documento de Explicación de la Intención Legislativa establece que el propósito de su promulgación es abordar la evasión y elusión tributaria -así como fortalecer la recaudación de ingresos mediante la adición y desarrollo de herramientas, derivadas del Proyecto BEPS, para su ejercicio por parte de las autoridades tributarias- sin gravar nuevos impuestos.

En este artículo se hará un breve repaso de algunas de estas medidas, dividiéndolas en dos áreas temáticas principales: BEPS, y la evasión fiscal.

Medidas BEPS

Plataformas digitales

Las obligaciones establecidas en esta reciente revisión fiscal para regular ciertos aspectos de la economía digital no abarcan las medidas de la Acción 1 del Proyecto BEPS. El marco jurídico aplicado a las plataformas digitales no impone ningún impuesto sobre la renta a sus beneficios, sino que tiene por objeto recaudar los ingresos de las personas que realizan actividades comerciales a través de esas plataformas digitales, con arreglo a los impuestos ya existentes, mediante obligaciones de retención.

Sin embargo, se aplica un impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 16% sobre las contraprestaciones recibidas por las plataformas digitales no residentes. También se establecen varias obligaciones de retención, administrativas y de intercambio de datos para las plataformas digitales.

Arreglos contra el desajuste híbrido

A partir de la Acción 2 del Proyecto BEPS, se da una nueva connotación al concepto de paso por entidades y/o vehículos extranjeros. Con este nuevo conjunto de normas, la transparencia fiscal o "tratamiento de paso" será desautorizada para efectos fiscales mexicanos y ahora estará sujeta a las mismas reglas que las entidades legales "opacas". Esto se logrará tomando en consideración el lugar efectivo de administración: si dentro de México, las entidades/vehículos extranjeros estarán sujetos a impuestos en todo el mundo; si se administran fuera del país, dichas entidades/vehículos estarán sujetos al pago de impuestos sobre los ingresos de origen mexicano.

Sin embargo, no hay ningún alivio para los residentes mexicanos que tengan una participación en esas entidades/vehículos extranjeros y, por lo tanto, deben reconocer los ingresos derivados de ellas, incluso antes de que se distribuyan las ganancias. Se permite un crédito fiscal para evitar la doble o múltiple tributación nacional y extranjera.

Además, se introducen instrumentos jurídicos para que las autoridades fiscales neutralicen los efectos de los mecanismos híbridos, basados en la doctrina de la simetría fiscal: la deducibilidad de los pagos a partes vinculadas será rechazada si la parte vinculada o el mismo contribuyente también pueden reclamar una deducción sobre el mismo pago en una jurisdicción diferente. Asimismo, la deducción de los pagos realizados en virtud de acuerdos estructurados o de partes vinculadas no será posible si los ingresos del receptor están sujetos a un régimen de baja tributación.

Normas sobre sociedades extranjeras controladas

Se modifica el concepto de "control efectivo" sobre una sociedad extranjera controlada (CFC). Siempre que los contribuyentes tengan el 50% o más de los derechos de voto, veto o de decidir cuándo se distribuyen los beneficios, se considerará que tienen el control efectivo de la sociedad. También se presumirá el control efectivo si la CFC tiene el 50% o más de sus actividades comerciales con origen en México, y si el contribuyente tiene derecho a más del 50% de los activos o las ganancias de la CFC en caso de liquidación o reembolso de capital, en cualquier momento del año.

Establecimiento permanente

Tanto el Instrumento Multilateral (MLI) de la OCDE como la Medida 7 de BEPS, influyeron directamente en el proyecto de ley de impuestos. El término "establecimiento permanente" previsto en la Ley del Impuesto sobre la Renta de México aborda ahora los contratos de división y fragmentación de actividades.

Las actividades que reúnen las condiciones para acogerse a la excepción preparatoria o auxiliar, pero que pueden considerarse parte de un negocio amplio y coherente, crearán un establecimiento permanente en México. Además, los agentes independientes que celebren acuerdos para un no residente de manera regular, o que tengan un papel principal en la celebración de los mismos, también se considerará que crean un establecimiento permanente en el país.

Reglas de divulgación obligatoria

Se incluyen nuevas obligaciones tanto para los asesores fiscales como para los contribuyentes en lo que respecta a la divulgación obligatoria de las disposiciones de planificación fiscal. A partir de las recomendaciones de la Medida 12 de la BEPS, cualquier arreglo o plan que genere un beneficio fiscal directo o indirecto en México para el contribuyente tendrá que ser informado por el asesor fiscal o el contribuyente.

Se proporciona un índice de esquemas ampliamente esbozados para definir los arreglos de planificación tributaria que deben ser reportados en este nuevo régimen, que incluye severas sanciones por incumplimiento. Aunque la presentación de informes se iniciará en 2021, es importante destacar que este conjunto de normas podría aplicarse retroactivamente a los contribuyentes y, por lo tanto, es algo que hay que vigilar de cerca a medida que se publiquen los reglamentos y formularios.

Medidas contra la evasión fiscal

Regla general anti-evasión (GAAR)

Por primera vez, el marco jurídico fiscal de México incluirá una norma general contra la evasión (GAAR). La base de la incorporación de esta nueva norma es otorgar a las autoridades tributarias la facultad de evaluar consecuencias fiscales diferentes a las reclamadas por los contribuyentes. Las normas otorgan a las autoridades tributarias el derecho de recalificar cualquier acto jurídico que genere un beneficio fiscal directo o indirecto para un contribuyente y que carezca de motivos comerciales.

Asimismo, en virtud de este nuevo conjunto de normas, las autoridades tributarias pueden considerar que no existen razones comerciales cuando el beneficio económico obtenido se haya obtenido en un número menor de actos con otras consecuencias fiscales, o cuando el beneficio económico previsto sea inferior al beneficio fiscal obtenido.

Los contribuyentes pueden iniciar recursos legales para combatir la recalificación y demostrar lo contrario.

Reformas tributarias penales

En una medida controvertida, en virtud del Código Fiscal Federal, el fraude fiscal se tratará con las mismas normas aplicables a la delincuencia organizada. Se incluye la emisión y el comercio ilegal de facturas digitales, lo que podría dar lugar a un proceso penal en el que podría aplicarse la incautación de bienes pertenecientes al contribuyente, así como la pena de prisión. Se aplica un tratamiento similar a los planes de subcontratación fraudulenta.

Retención del IVA en determinados servicios, incluida la subcontratación de personal

La prestación de servicios independientes por un tercero es una cuestión que también se aborda en esta reforma fiscal. Un tercero que ponga personal a disposición del cliente, independientemente de la forma jurídica del contrato, donde se preste el servicio, o que dirija al personal, llevará una retención del 6% del IVA sobre la contraprestación pagada por estos servicios. Los agentes de retención que no cumplan con esta norma no podrán beneficiarse de la correspondiente deducción del impuesto sobre la renta ni del crédito del IVA relacionado con los pagos efectuados por los servicios de subcontratación.

En resumen

Como se ha explicado anteriormente, la reforma fiscal no incluyó un aumento de impuestos en forma de nuevos impuestos o tasas más altas. Su principal objetivo era fortalecer la recaudación de ingresos y proporcionar a las autoridades poderosos instrumentos jurídicos para combatir la evasión fiscal.

Sin embargo, la reforma fiscal de 2020 supone un cambio en muchos aspectos de la ley, en particular en la relación entre los contribuyentes, sus asesores y la administración fiscal. A pesar de que todavía se necesita una reforma fiscal más amplia y exhaustiva para los desafíos que se plantean a México, parece ser una buena oportunidad para que los contribuyentes planifiquen y allanen el camino hacia nuevos horizontes en el ámbito fiscal mexicano.

Por José Carlos Silva, Socio y Jorge Ramón Galland Ríos, Asociado de Chevez Ruiz Zamarripa y Cia. Fuente: Foro Internacional de Impuestos Bloomberg.