Pedro Friedeberg: Inventor de realidades alternativas

El reconocido artista mexicano Pedro Friedeberg habla de sus influencias, pintando sobre maniquíes y obras.

Pedro Friedeberg. Foto: Christie's
Pedro Friedeberg. Foto: Christie's

Admiro todo lo que es inútil, frívolo y caprichoso", dice Pedro Friedeberg en su sitio web. Odio el funcionalismo, el posmodernismo y casi todo lo demás. No estoy de acuerdo con el dicho de que las casas se supone que son "máquinas para vivir". Para mí, la casa y sus objetos se supone que son un lugar loco que te hace reír".

Pintor, escultor y dibujante, Pedro Friedeberg parece tener una imaginación sin límites. Desde sus icónicas sillas de mano y pie y sus truculentos dibujos arquitectónicos hasta relojes con forma de manos y maniquíes "tatuados", el arte de Friedeberg aporta ligereza y capricho a cualquier espacio que ocupe. Con una carrera que abarca más de cinco décadas, ha desarrollado una especie de culto entre coleccionistas y diseñadores de todo el mundo.

Pietro Enrico Hoffman Landesman (como su nombre de pila) nació en Italia en 1936 de padres germano-judíos. A la edad de tres años, Pietro y su madre, recientemente divorciada, huyeron de Italia al comienzo de la Segunda Guerra Mundial y se establecieron en México.

Poco después de llegar al nuevo país, la madre de Pietro se volvió a casar y se fue a trabajar como traductora para expatriados -como el revolucionario ruso León Trotsky y la escritora alemana Anna Seghers- que habían huido de sus países de origen y buscado asilo en México.

Sus dibujos y bocetos llevan el sello de la mente de un arquitecto y, paradójicamente, incluso las composiciones más caóticas revelan una obsesión por la organización espacial.

Desde muy temprana edad, Friedeberg estuvo rodeado de pensadores y artistas radicales, lo que sin duda tuvo un impacto tremendo en él. La Ciudad de México y sus alrededores proporcionaron una gran cantidad de influencias para una mente joven e inquisitiva.

En la década de 1950, los murales de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco adornaron las paredes del Palacio Nacional y del Palacio de Bellas Artes en el centro de la ciudad. A pocos pasos, el Templo Mayor Azteca se erige como un recordatorio de la antigua ciudad de Tenochtitlán. Y justo al norte de la ciudad, a medida que el horizonte moderno se desvanece, las pirámides de Teotihuacán se elevan sobre el horizonte.

La arquitectura, tanto antigua como moderna, siempre ha sido una fuente de inspiración para Friedeberg. En 1955 se matriculó en la Universidad Iberoamericana para estudiar arquitectura. En 1961, sin embargo, ya había comenzado a exponer en galerías locales y con el apoyo de su mentor y colega, Mathias Goeritz, Friedeberg abandonó sus estudios para centrarse exclusivamente en su arte.

En 1962 Friedeberg se presentó internacionalmente, en París, Nueva York, Washington, D.C., Munich y Lisboa. En muchos sentidos, la arquitectura sigue dominando las creaciones de Friedeberg. Sus dibujos y bocetos llevan el sello de la mente de un arquitecto y, paradójicamente, incluso las composiciones más caóticas revelan una obsesión por la organización espacial.

Pedro Friedeberg, Interior de un cabaret egipto minimalista, realizado en 2003. Acrílico y tinta sobre papel. 31¾ x 39¾ en (80,6 x 101 cm).
Pedro Friedeberg, Interior de un cabaret egipto minimalista, realizado en 2003. Acrílico y tinta sobre papel. 31¾ x 39¾ en (80,6 x 101 cm).

Como atestiguan su arte y su autobiografía, Friedeberg es un creador de mitos e inventor de realidades alternativas. El espacio y el tiempo son inmateriales; lo antiguo se mezcla con lo moderno; las manos y los pies se convierten en sillas, los animales bailan entre la arquitectura clásica; las imágenes, las formas y las letras se repiten hasta el infinito. Todo es posible en el mundo loco de Pedro Friedeberg.

Aparte de tu mentor Mathias Goeritz, ¿quién más te ha influenciado?

Pedro Friedeberg:'Aparte de Mathias Goeritz, fui influenciado por Leonora Carrington, Bridget Tichenor, Kati Horna, Edward James, Antonio Souza y Guadalupe Amor'.

¿Podría contarnos cómo se realizaron sus piezas más emblemáticas, a saber, la silla de mano y las sillas de mano/pie?

PF:'Esto comenzó como una broma, me pidieron que le diera trabajo al tallador de madera y carpintero de Mathias Goeritz y Luis Barragán en su ausencia - en 1961. "Este fue el resultado".

Pedro Friedeberg, Silla de Mano y Pie, 2000. Caoba. 36 x 19 x 30 in (91.4 x 48.3 x 76.2 cm).
Pedro Friedeberg, Silla de Mano y Pie, 2000. Caoba. 36 x 19 x 30 in (91.4 x 48.3 x 76.2 cm).

Sus pinturas y dibujos tienen una interesante mezcla de geometría, simbolismo religioso, espiritualismo y clasicismo. ¿Cómo afectan tus creencias personales a tu arte, y qué ha influido desde tu infancia en tu desarrollo artístico?

PF:'Desde muy temprana edad fui influenciado por la teosofía, el catolicismo, el ateísmo, las costumbres orientales y las religiones'.

Vemos muchos elementos arquitectónicos en sus obras....

PF:'Siempre me fascinó la arquitectura religiosa: catedrales, pirámides aztecas, sinagogas, templos gurdjieffianos, etc.'.

Pedro Friedeberg, Citadópolis, realizado en 2003. 29¼ x 29⅜ en (74,3 x 29,4 cm).
Pedro Friedeberg, Citadópolis, realizado en 2003. 29¼ x 29⅜ en (74,3 x 29,4 cm).

¿Qué puede decirnos acerca de su uso de la repetición, ya sea dentro de la misma pieza, o cuando hace muchas iteraciones de la misma imagen/tema?

PF:'Si repites algo más de tres, cuatro o cinco veces, automáticamente resalta sus valores estéticos y su absurdidad'.

Pedro Friedeberg, Olor a logaritmos, realizado en 2008. 14¾ x 11⅝ in (37,5 x 29,5 cm).
Pedro Friedeberg, Olor a logaritmos, realizado en 2008. 14¾ x 11⅝ in (37,5 x 29,5 cm).
Pedro Friedeberg, Atardecer Merovingio, realizado en 2008. 11⅝ x 14¾ in (29,5 x 37,5 cm).
Pedro Friedeberg, Atardecer Merovingio, realizado en 2008. 11⅝ x 14¾ in (29,5 x 37,5 cm).

¿Dónde se traza la línea entre el arte y el diseño?

PF: `Prácticamente no queda arte hoy en día, pero sí mucho diseño muy bueno y más aún muy malo'.

Usted dice que `odia el funcionalismo'. Por qué?

PF:'No creo que una casa deba ser una "máquina para vivir". Creo que una casa debe ser un espacio para hacer reír o para inspirarte estéticamente".

Pedro Friedeberg, Tetera cubista. Caoba tallada, pintada y dorada. 8½ x 10½ x 7 in (21,5 x 26,6 x 17,7 cm).
Pedro Friedeberg, Tetera cubista. Caoba tallada, pintada y dorada. 8½ x 10½ x 7 in (21,5 x 26,6 x 17,7 cm).

Si no fueras artista, ¿qué habrías sido?

PF:'Si no me hubiera convertido en un "artista" -una palabra horrible- me habría convertido en un espiritista o en un gigoló'.

Fuente: Christie's