México y Argentina: Una historia de dos países

Los dos primeros escritores de México y Argentina, Octavio Paz y Jorge Luis Borges, tuvieron una relación incómoda con sus respectivos países. A pesar de haber trabajado como funcionario y diplomático para el gobierno mexicano, Paz se convirtió en un formidable crítico del régimen político mexicano del siglo XX, al que el escritor peruano Mario Vargas Llosa llamó la dictadura perfecta.

México y Argentina deben ser vistos como estratégicamente relevantes para Estados Unidos debido a su hegemonía regional en la parte sur del Hemisferio Occidental.
México y Argentina deben ser vistos como estratégicamente relevantes para Estados Unidos debido a su hegemonía regional en la parte sur del Hemisferio Occidental.

En cuanto a Borges, aunque ha escrito varias de las mejores líneas de amor por Argentina, no compartió muchos de los rasgos culturales que mantienen sus compatriotas. En particular, no era tímido a la hora de exculpar al peronismo, un movimiento político que consideraba vulgar y autoritario.

México y Argentina deben ser vistos como estratégicamente relevantes para Estados Unidos debido a su hegemonía regional en la parte sur del Hemisferio Occidental. Según el politólogo holandés Nicholas John Spykman, Estados Unidos se convirtió en un hegemón mundial en el siglo XX al tomar el control de lo que él llama el "Mediterráneo americano".

El Caribe divide el Hemisferio Occidental en dos regiones geográficamente diferentes. Entre las tres naciones latinoamericanas más grandes de la zona al norte de la selva amazónica, México sigue siendo el más estable política y económicamente. En cuanto a la zona sur de la selva tropical ecuatoriana, Brasil y Argentina han compartido históricamente la hegemonía en la región.

Durante la mayor parte de los últimos veinte años, las relaciones entre las dos naciones sudamericanas han sido, en su mayoría, cordiales, ya que las direcciones cuasi-populistas de izquierda de cada país fueron capaces de forjar una relación bilateral basada en intereses mutuos. Es posible que esto ya no sea así. El año pasado, los brasileños eligieron como presidente al populista de derecha Jair Bolsonaro, mientras que a finales de este año la victoria del peronismo de izquierda en Argentina es casi inevitable. Desde el punto de vista ideológico, es probable que Brasil y Argentina se conviertan en rivales y no en socios.

Las victorias en México y Argentina de los regímenes populistas de izquierda probablemente tendrían el efecto de debilitar a Brasil, a pesar de que el proyecto bolivariano en el Caribe y los Andes parece haber vuelto a la vida. Es importante tener en cuenta que entre el nuevo populismo mexicano y el peronismo argentino existen afinidades electivas.

Algunos de los asesores económicos y políticos del presidente Manuel López Obrador (AMLO) tuvieron influencia en los círculos políticos peronistas durante los gobiernos de Kirchner. Y aunque tanto el régimen de Argentina como el de México enfrentan el enorme desafío de tratar con economías anémicas, es probable que establezcan una alianza mutuamente beneficiosa con la esfera bolivariana, que seguiría siendo geopolíticamente estratégica para ambas naciones.

En México, la elección de AMLO representa un cambio sísmico en la política mexicana. Geopolíticamente, esto significa que AMLO buscaría dirigir su atención hacia el sur de México -y por lo tanto hacia el Caribe- donde intenta implementar un plan multimillonario de desarrollo. De la misma manera y en coordinación con el gobierno de Trump, México está a punto de reclamar una influencia reprimida en América Central.

El desarrollo político argentino refleja principalmente una crisis de liberalismo clásico. Basándose en el liberalismo alberdiano, fruto de la experiencia política argentina durante el inicio de la guerra fría, el presidente argentino Mauricio Macri concibió una política exterior que tiene como objetivo permitir que Brasil, Estados Unidos y China, las principales potencias, se controlen mutuamente.

Con los Estados Unidos, el gobierno de Macri ha cooperado apoyando las posiciones estadounidenses dentro de las organizaciones internacionales con respecto a la proliferación nuclear, aun cuando Argentina no apoyó la decisión estadounidense de trasladar la embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

El gobierno argentino también ha sido un socio dispuesto a combatir el terrorismo y el narcotráfico en Sudamérica. Y aunque la administración Trump elevó los aranceles a las exportaciones estratégicas argentinas de biodiesel, el gobierno de Estados Unidos abrió el mercado estadounidense a las exportaciones argentinas de carne de cerdo, como resultado de la visita del vicepresidente Mike Pence a Argentina en 2017.

La política exterior de Macri no ha podido contribuir a la estabilidad y seguridad argentinas porque el gobierno cometió graves errores económicos. Macri derrotó a los peronistas en 2015 al prometer poner fin a la corrupción profundamente arraigada por parte del gobierno de Kirchner, disminuir la alta tasa de inflación del 25 por ciento y poner a Argentina en una senda de crecimiento económico. Pero aunque la estrategia gubernamental de Macri de liberalismo económico fue aplaudida por los inversores nacionales y extranjeros, no pudo tener éxito porque no se pudo controlar la inflación ni reducir la deuda soberana.

Los argentinos mostraron su decepción con el gobierno de Macri al votar a favor del partido peronista, el Frente de Todos, encabezado por Alberto Fernández y Kristina Kirchner, en las primarias. Sin embargo, los mercados internacionales no estaban satisfechos con la perspectiva de un nuevo gobierno peronista, que se considera que tiene una reputación de derroche, y montaron un ataque contra los activos argentinos que llevó a la bolsa de valores argentina, el Merval, a caer un 37 por ciento, la segunda mayor caída en el mundo desde 1950.

Sin muchas alternativas, Macri presentó un paquete de estímulo de $540 millones de dólares en recortes de impuestos, congelamiento de precios y mayores pagos de beneficios, con la esperanza de que fomentara el crecimiento económico y aplacara el malestar social. Los argentinos respondieron deshaciéndose de la moneda nacional y comprando dólares estadounidenses, lo que obligó a la administración Macri a imponer controles de divisas para frenar una crisis económica.

Los acontecimientos políticos mexicanos también reflejan la crisis neoliberal, principalmente debido al estancamiento del crecimiento económico. Un informe publicado por Deloitte no es optimista sobre las perspectivas económicas de México tras la llegada de AMLO a la presidencia mexicana. 

La firma de contadores fijó el crecimiento de México en 1.4 por ciento para 2019, mientras que otras estimaciones sostenían que México no crecerá en lo absoluto este año. Esto ciertamente sería un paso atrás en comparación con las tasas de crecimiento promedio del dos por ciento en la última década.

Las razones de esta falta de crecimiento tienen que ver principalmente con la falta de confianza de la comunidad inversora en los planes económicos poco ortodoxos de AMLO. Más aún, el nuevo gobierno mexicano debe enfrentar una serie de desafíos de enormes proporciones, desde tomar medidas enérgicas contra las organizaciones de narcotráfico hasta asumir de frente altos niveles ancestrales de corrupción. 

Cuando se trata de política exterior, la prioridad principal de AMLO es, sin duda, firmar un nuevo acuerdo trilateral de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, a pesar de que el gobierno mexicano está restringiendo severamente los cruces de personas de América Central hacia el país como muestra de buena voluntad para la administración Trump.

Es seguro decir que las relaciones de Argentina y México con Estados Unidos tendrán un impacto en la competencia de este último con China. La renuencia de la administración Trump o de una nueva administración demócrata a firmar un tratado de libre comercio podría llevar al gobierno mexicano a recurrir a la ayuda de China para la inversión y el comercio.

A diferencia de la mayoría de los países de la región, que tienen un modelo semicolonial en el que exportan materias primas e importan bienes industriales de China, la balanza comercial de México con China consiste principalmente en bienes manufacturados que van y vienen. Además, China siempre ha codiciado el mercado energético mexicano y podría aprovechar el retiro de Estados Unidos de la región para penetrar finalmente en el sector de petróleo y gas de México, a pesar de que México está luchando por aumentar su menguante producción de petróleo.

El triunfo de López Obrador en México y las equivocaciones de Estados Unidos en la firma de un acuerdo comercial corren el riesgo de reforzar la posición estratégica de China en el Hemisferio Occidental.

Tres escenarios parecen posibles. El triunfo del ala progresista del Partido Demócrata en 2020 pondrá al gobierno estadounidense en sintonía política e ideológica con la ola latinoamericana de populismo de izquierda que está sacudiendo la región. Alternativamente, una victoria de un político más dominante como Joe Biden significaría probablemente que los regímenes populistas latinoamericanos se encontrarían en desacuerdo con la filosofía política del gobierno estadounidense. En el caso de que Trump gane, podría tratar de establecer un enfoque pragmático de la región mientras forja una alianza política con una red debilitada de regímenes de derecha encabezados por Brasil.

Mientras tanto, China ha firmado alianzas estratégicas (战略伙伴关系, Zhanlue Houban Guanxi) con varios países de la región, incluyendo las tres economías más grandes (México, Brasil y Argentina). Con el estatus de observador permanente en la OEA y el BID, China se ha convertido en un poderoso actor en los asuntos del hemisferio occidental. Desde 2008, cuando el gobierno chino publicó su primer documento de política sobre América Latina, China ha tomado conciencia de la importancia económica y político-estratégica de América Latina.

La renuencia del FMI a canalizar los préstamos más necesarios a Argentina podría llevar al próximo gobierno a recurrir a China en busca de ayuda económica. Es bien sabido que Kristina Fernández, la señora Macbeth de la política argentina y futura vicepresidenta, siempre ha querido atraer inversiones y créditos chinos para mejorar la economía argentina. Pero esta vez China tiene influencia en lo que se llama la cuarta revolución industrial y tiene el liderazgo mundial en la industria estratégica basada en la inteligencia artificial.

China puede ayudar a países como México y Argentina a desarrollar su tecnología 5G y su infraestructura de inteligencia artificial. Como resultado, los gigantes del Valle del Silicio podrían sufrir una abrumadora derrota ante el Zhongguancun (conglomerados) de Pekín en el Hemisferio Occidental. Incluso hoy en día, Didi, la compañía china de transporte basada en aplicaciones, está obligando a Uber a enfrentarse a una feroz competencia en el mercado mexicano.

El cambio latinoamericano hacia China parece tener lugar en el momento en que el Comité Central de China celebrará su primera reunión en muchos meses para discutir cómo racionalizar los asuntos políticos y económicos de China. China parece dispuesta a aprovechar su posición en América Latina, una región en la que ha estado ocupada forjando lazos culturales a través de una hábil diplomacia pública anclada en una serie de centros culturales llamados Institutos Confucio, donde la juventud latinoamericana se está enamorando de la cultura y la lengua chinas.

En conclusión, volvamos al argentino Borges, que acariciaba el dictado de Spinoza de que todas las cosas desean persistir en su ser. La tercera década del siglo XX probablemente será testigo de que el Priismo mexicano y el Peronismo argentino insistirán en persistir en su condición de principales fuerzas políticas hegemónicas en cada país.

Fuente: The National Interest

También te puede interesar