Las regulaciones del metano pueden ayudar a transformar el sector energético de México

13.11.2019

Hace un año, esta semana, México dio un inmenso paso adelante al aprobar las regulaciones más completas del mundo para reducir las emisiones de metano de petróleo y gas.

Las regulaciones del metano pueden ayudar a transformar el sector energético de México. Imagen: Flickr
Las regulaciones del metano pueden ayudar a transformar el sector energético de México. Imagen: Flickr

Desde entonces, las compañías de petróleo y gas y el gobierno mexicano han estado colaborando para desarrollar planes concretos para que esto suceda y para asegurar que el país esté en camino de cumplir con sus metas climáticas.

En junio de 2016, México, junto con Estados Unidos y Canadá, se comprometió a reducir las emisiones de metano del sector de petróleo y gas en un 40-45% para 2025, una meta que está en línea con las metas establecidas por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Pero, ¿es suficiente? Esa es una pregunta que el gobierno de México y su compañía petrolera nacional, Pemex, deberían preguntarse hoy, porque el país merece más.

México tiene la oportunidad de mantener su liderazgo climático mediante la implementación de regulaciones sobre el metano y la transformación del paisaje energético del país en un sistema ultramoderno, digno de una economía del siglo XXI. Esto aumentaría la prosperidad interna y la justicia social en los años venideros al hacer más eficiente el sector del petróleo y el gas y al reducir los contaminantes nocivos.

Ya estamos viendo un compromiso firme y constante para que esto sea una realidad. Pemex está en camino de cumplir con las regulaciones, y ASEA, la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección del Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos de México, está colaborando con el Fondo de Defensa del Medio Ambiente y con la comunidad de ONG en general para establecer sistemas que faciliten el cumplimiento de las normas por parte de la industria del petróleo y el gas de México.

El metano es un importante contribuyente al cambio climático mundial. Constituye casi el 90% del gas natural y causa el 25% del calentamiento que experimentamos hoy en día. La industria mundial del petróleo y el gas emite más de 13 millones de toneladas métricas de esta contaminación, es decir, 2.000 millones de dólares en recursos de gas natural desperdiciados al año. Cuando las instalaciones mexicanas de petróleo y gas filtran metano, desperdician un valioso recurso energético doméstico y contribuyen al cambio climático.

Para evitar estos impactos económicos y sociales, es esencial crear conciencia sobre la escala y el impacto de las fugas de metano y desarrollar y aplicar políticas eficaces para hacerles frente. Las regulaciones de reducción de metano son una forma rentable y sensata de aumentar rápidamente el suministro doméstico de gas, beneficiando al mismo tiempo al medio ambiente.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado claro que México tiene la intención de equilibrar las prioridades económicas del país con una gestión ambiental responsable. También quiere más producción de petróleo y gas y menos importaciones de hidrocarburos. México importa actualmente casi el 60% de su gas natural de Texas, donde prácticamente no existen planes para manejar las emisiones de metano de la industria.

Imagine los beneficios para México si, en lugar de pagar por importar gas, invirtiera recursos para producir más gas y energía en su país. El Presidente Obrador quiere revitalizar a Pemex para convertirla en un motor nacional de crecimiento económico. Dado que el metano es el principal componente del gas natural, sólo tiene sentido que la reducción del metano forme parte de esta transformación del negocio.

Las soluciones para reducir las emisiones de metano podrían catalizar el desarrollo de la fabricación local para apoyar tecnologías limpias e inteligentes y desarrollar nuevas líneas de negocio. Tal inversión podría crear más empleos para los mexicanos y, al mismo tiempo, consolidar la posición de México como líder en materia de clima. La reducción de las emisiones de metano tiene sentido tanto desde el punto de vista económico como climático.

Fuente: EDF.org