Maradona en Sinaloa: la serie de Netflix

La serie de Netflix "Maradona en Sinaloa" sigue al gran futbolista argentino Diego Maradona mientras se dirige a Culiacán, el corazón del Cártel de Sinaloa, para ayudar al equipo local de Dorados.

La serie de Netflix "Maradona en Sinaloa". Imagen: captura de pantalla
La serie de Netflix "Maradona en Sinaloa". Imagen: captura de pantalla

Cuando la leyenda argentina fue a dirigir a un equipo mexicano de segunda división en Culiacán, asolado por las drogas y las pandillas, muchos temían lo peor, pero un documental revelador lo muestra floreciente.

La serie de siete capítulos, Maradona en Sinaloa, se lanzó en Netflix esta semana, después del año de Diego como director de Dorados de Sinaloa de la segunda división mexicana. El equipo tiene su base en Culiacán, fortaleza del cartel sinaloense de Joaquín "El Chapo" Guzmán, encarcelado en Estados Unidos. Una circunstancia extraña, dado que lo que hizo a Diego casi tan infame como su magia en el fútbol lo hizo famoso - la cocaína.

Maradona es consciente de ello desde el principio. Antes de un juego en el primer episodio, se le pregunta: "¿Qué es lo más difícil de ser tú?" Su respuesta es visceral: "Lo más difícil es tener gente alrededor todo el tiempo. La gente que me rodea. Aunque cuando estaba enfermo, cuando tenía mi problema con las drogas, me sentía como el hombre más solitario de la tierra".

En México mueren más periodistas que en Siria, pero el director de la serie Angus Macqueen y su colaborador de muchos años, Guillermo Galdos, pueden pasar el rato con una cámara en lugares donde se ve cada paso de un periodista, sólo porque están haciendo una película sobre el fútbol. Villa Juárez es un punto importante en las mortales guerras internas de Sinaloa.

El otro grave trasfondo se refiere a la propia guerra del narcotráfico en México: el número de muertos de 306.000 desde que el presidente Felipe Calderón atacó a los cárteles en 2006 es tres veces mayor que el de, digamos, la guerra en Bosnia durante la década de 1990. Sin embargo, este nuevo tipo de guerra del siglo XXI se desarrolla en tiempos de paz en un país maravilloso y seductor, donde la gente de corazón invariablemente cálido va al mercado, a las masas y a ver el fútbol.

La guerra nunca está lejos. Las películas serán cortadas de repente de un camerino de fútbol o de la cocina de un jugador a otro cadáver ensangrentado detrás de otro cordón policial. (La guerra se filtra en la narración: antes de la final, un Ultrà del Esquadrón Aurinegro de los Dorados bromea: "¡El Chapo Guzmán escapará sólo para ver el partido!")

Esa es la belleza de esto: David Faitelson de ESPN concluye en el sexto episodio: "Mira lo que ha hecho Maradona. Lo que nos ha mostrado aquí en México es que es una persona que trabaja y creó un equipo que juega y compite igual que él".

Y todo esto "en una ciudad con una reputación global de conflicto y narcotráfico, ahí es donde Diego tuvo que ir para dar vida a un equipo de fútbol. Increíble. La ciudad donde trafican la misma sustancia que casi acaba con su vida".

Fuente: The Guardian

También te puede interesar