¿Cómo funcionará la vacuna contra el coronavirus?

14.08.2020

En las últimas dos semanas, tres compañías anunciaron resultados positivos de sus ensayos de vacunas. La Universidad de Oxford en Inglaterra mostró que su vacuna generó respuestas inmunes en personas en ensayos de fase I y II, al igual que un equipo de investigadores en China. La compañía americana Moderna también publicó resultados prometedores de la fase I.

¿Cómo funcionará la vacuna contra el coronavirus? Foto: Dominio público (CC0)
¿Cómo funcionará la vacuna contra el coronavirus? Foto: Dominio público (CC0)

En total, más de 100 equipos de todo el mundo están trabajando en cuatro tipos diferentes de vacunas COVID-19. Todas las vacunas tienen como objetivo crear inmunidad, pero cada una funciona de manera diferente a nivel biológico. Algunas de ellas emplean métodos tradicionales probados en vacunas anteriores, pero tienden a tardar más en desarrollarse. Otras utilizan nuevos enfoques de vanguardia que aceleran las cosas, pero aún no han sido probadas en humanos.

Resulta que el sistema inmunológico no necesita ver el patógeno "entero" para desarrollar una respuesta a él.

Los métodos tradicionales se basan en versiones inactivadas o debilitadas del virus real. En el caso de las vacunas inactivadas, el virus se cultiva en grandes cantidades en células de cultivo y luego se inactiva con productos químicos como el formaldehído, o en un huésped no natural, lo que obstaculiza su capacidad para causar infecciones en los seres humanos. Estos virus debilitados o atenuados carecen de la capacidad de causar una infección completa, pero siguen teniendo un aspecto extraño para el cuerpo humano, por lo que cuando se inyectan, desencadenan una respuesta del sistema inmunológico. Muchas de las vacunas existentes, como la de la poliomielitis, por ejemplo, se han desarrollado utilizando estos métodos. Aunque están probados y son fiables, estos métodos son lentos porque el crecimiento de suficientes virus para producir vacunas en masa lleva tiempo.

En los últimos decenios, los biólogos han desarrollado otras formas de desencadenar reacciones inmunitarias. Resulta que el sistema inmunológico no necesita ver el patógeno "entero" para desarrollar una respuesta a él; sólo una proteína específica puede ser suficiente. Así que algunas empresas utilizan un enfoque de "vectores virales", en el que los virus que no son peligrosos para nosotros entregan algunas de las proteínas de los coronavirus en nuestro cuerpo, lo que desencadena que el sistema inmunológico monte una respuesta. Este método se utilizó para generar la recientemente aprobada vacuna del Ébola, a pesar de que hace sólo cinco años crear una parecía una posibilidad futura muy lejana.

Un enfoque aún más novedoso es inyectar a los humanos no con el virus en sí, sino con su ADN o ARN. Estas moléculas hacen que las células humanas generen más proteínas virales. El sistema inmunológico reconoce entonces estas proteínas virales como extrañas y toma nota. Si la persona inoculada se encuentra alguna vez con un virus real y peligroso que tenga las mismas proteínas, lo atacará y destruirá. En el caso del coronavirus, estas vacunas tienen como objetivo entrenar al sistema inmunológico para reconocer las proteínas de punta del coronavirus, que utiliza para invadir nuestras células. Este tipo de vacunas son fáciles de desarrollar, pero no han sido aprobadas previamente para su uso en humanos.

El cuarto gran tipo de vacuna que se está investigando utiliza fragmentos de las proteínas del coronavirus o simplemente "cáscaras" vacías, las partículas de aspecto esférico que imitan la apariencia del virus. Estas "falsas" cáscaras de virus no pueden replicarse y causar infecciones porque no tienen material genético en su interior, pero su objetivo es entrenar al sistema inmunológico para que ataque a los verdaderos. Llamadas VLP, estas vacunas de partículas de aspecto viral pueden ser efectivas, pero difíciles de fabricar.

Históricamente, las vacunas han demostrado ser el medio más eficaz para construir la inmunidad, en particular contra las infecciones virales, que no pueden ser tratadas con antibióticos. En 1957, los microbiólogos estadounidenses vieron venir una pandemia de gripe y lograron detenerla creando rápidamente una nueva vacuna y fabricando 40 millones de dosis. Hoy, con varios candidatos a vacuna contra el coronavirus que están entrando en las últimas etapas de las pruebas, las noticias son alentadoras, lo que significa que las vacunas han demostrado su seguridad y eficacia, y pueden ser probadas en un grupo grande de voluntarios. Hay esperanza de que al menos uno llegue a la meta. Incluso Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, ha dicho que es "cautelosamente optimista" acerca de tener una para finales de este año o principios del próximo.

Fuente: Jostr