El enorme papel que desempeñó México ante la esclavitud en Texas: La huida de los esclavos fugitivos a México

06.03.2021

La huida de los esclavos fugitivos a México es un capítulo de la historia que a menudo se pasa por alto o se ignora. Mientras el Tesoro de Estados Unidos se plantea incluir a Harriet Tubman en el billete de 20 dólares para conmemorar su papel en el ferrocarril subterráneo hacia el norte, se está prestando nueva atención a esta ruta hacia el sur.

Desde la década de 1830 hasta la emancipación, se calcula que entre 3.000 y 5.000 personas esclavizadas huyeron hacia el sur y cruzaron a suelo mexicano libre. Esta cifra es mucho menor que la estimada de 30.000 a 100.000 personas esclavizadas que cruzaron la línea Mason-Dixon para llegar a los estados libres del norte y a Canadá. Pero desde la perspectiva de una plantación del este de Texas, la libertad estaba mucho más cerca en México.

Los marineros esclavizados y los polizones de Nueva Orleans y Galveston, Texas, saltaron a los puertos mexicanos. Los esclavos llevaban carros de algodón al mercado de Brownsville, Texas, y luego se deslizaban por el río fangoso hasta Matamoros, México. Pero su principal medio de transporte era a caballo, atravesando las vastas y salvajes extensiones del sur de Texas hasta la frontera.

Mientras que el ferrocarril subterráneo hacia el norte dependía de una red de personas que albergaban y ayudaban a los esclavos fugitivos, la ruta del sur era más informal. Sin embargo, había abolicionistas en la frontera con los que se podía contar para ayudar a los negros a escapar del extremo suroccidental del Sur esclavista.

La vertiginosa huida desde una plantación de algodón del este de Texas hasta la frontera era un viaje peligroso. Los esclavos fugitivos tenían que sobrevivir a la Franja de Nueces, la extensión de 160 millas entre el río Nueces y el Río Grande. Es la misma tierra de ranchos traicionera donde hoy los agentes de inmigración encuentran los huesos dispersos de los migrantes no autorizados que perecieron en el viaje hacia el norte.

En aquel entonces, las tierras fronterizas eran diferentes del resto de la Texas esclavista. Un hombre blanco, su esposa negra y sus hijos podían vivir en paz.

La mayoría de los esclavos fugitivos de Texas huyeron hacia el sur, un hecho que se conoce, en parte, gracias al minucioso trabajo realizado por el Proyecto de Esclavos Fugitivos de Texas, con sede en la Universidad Estatal Stephen F. Austin, en Nacogdoches. Los investigadores examinaron casi 19.000 periódicos de Texas desde la década de 1840 hasta la de 1860.

México comenzó a abolir gradualmente la esclavitud poco después de declarar su independencia de España en 1821. El Congreso mexicano prohibió totalmente la esclavitud en 1837, mucho antes de que Estados Unidos lo hiciera con la 13ª Enmienda en 1865. Texas se independizó de México en 1836 y acabó uniéndose a Estados Unidos como estado esclavista. México volvió a perder en la guerra mexicano-estadounidense, y el Río Grande se convirtió en la frontera sur de Estados Unidos.

Después de que México intentara abolir la esclavitud por primera vez en 1829, un número creciente de personas esclavizadas huyó a través del Río Grande.

México tenía un sistema de trabajo forzado incluso después de abolir la esclavitud. Los dueños de las haciendas dependían del peonaje por deudas para mantener a sus trabajadores en la esclavitud, y algunos lo consideraban una forma de esclavitud. Pero muchos mexicanos simpatizaban con los esclavos fugitivos de Texas y Estados Unidos. De hecho, los mexicanos solían oponerse a los vigilantes y cazarrecompensas de Texas que buscaban a los esclavos fugitivos que habían cruzado el río para liberarse en suelo mexicano.

Además, los jornaleros mexicanos que trabajaban en Texas se hacían amigos de los esclavos y actuaban como guías para ayudarles a escapar hacia el sur. Esto ocurría con tanta frecuencia que los esclavistas llegaron a desconfiar de cualquier mexicano. Según las leyes de Texas, no se permitía que los mexicanos y los esclavizados se encontraran juntos, ni que colaboraran, ni siquiera que se hablaran.

No fue hasta hace un par de años que Texas cambió la forma en que los estudiantes aprenden sobre la Guerra Civil. Ahora se les enseña que la esclavitud sí jugó un papel central en la guerra.

Pero la esclavitud también fue una fuerza impulsora de la Revolución de Texas, y los historiadores señalan que esto todavía se minimiza en las celebraciones del Día de la Independencia de Texas. Los historiadores señalan que algunos esclavizados veían a las tropas mexicanas como sus liberadores y que los esclavos huyeron a las filas del ejército mexicano en retirada, con la esperanza de llegar a México libre, tras la decisiva batalla de San Jacinto, cerca de la actual Houston.

Fuente: NPR