Aquella vez cuando los Estados Unidos amenazaron con una guerra a Francia por México. ¿Qué habría pasado?

Francia intentó conquistar México y, aunque Estados Unidos estaba en plena Guerra Civil, Washington advirtió a París que se detuviera.

Aquella vez cuando los Estados Unidos amenazaron con una guerra contra Francia por México. ¿Qué habría pasado?
Aquella vez cuando los Estados Unidos amenazaron con una guerra contra Francia por México. ¿Qué habría pasado?

La presencia continua de un emperador títere francés en México, que tanto había preocupado a la administración de Lincoln durante la Guerra Civil, siguió siendo un punto delicado para los líderes políticos y militares estadounidenses después de la victoria de la Unión en 1865.

Casi tan pronto como aceptó la rendición de Robert E. Lee en Appomattox, Virginia, en abril de ese año, el General Ulysses S. Grant dirigió su atención a México y al Emperador Maximiliano de Austria, quien ahora se sentaba como pretendiente al trono mexicano.

Muy descarados e insultantes

Ese mismo mes de mayo, Grant envió al mayor general Phil Sheridan al sur de Texas para vigilar a los franceses "muy descarados e insultantes". Sheridan fue instruido para monitorear la frontera entre México y Estados Unidos y también para proporcionar ayuda secreta y consuelo al nacionalista mexicano Benito Juárez, a quien Maximiliano había suplantado como gobernante del país cuatro años antes.

Era una tarea delicada, particularmente para un general tan naturalmente combativo como Sheridan, y se complicaba aún más por el hecho de que el Secretario de Estado William Seward, un héroe nacional tras su herida casi mortal durante el complot de asesinato de Lincoln, se opuso categóricamente a una participación abierta o encubierta en los asuntos mexicanos.

La presencia francesa en México, que Grant encontró particularmente dolorosa, había comenzado a las pocas semanas del estallido de la Guerra Civil Americana, cuando fuerzas francesas, inglesas y españolas aterrizaron en México en respuesta a la provocadora moratoria de Juárez sobre las deudas externas de su nación.

Los ingleses y los españoles pronto se marcharon, pero 40.000 de las mejores tropas del emperador francés Napoleón III se quedaron para apoyar a su representante elegido, el archiduque Maximiliano, el hermano menor del emperador austriaco Francisco José I.

Dos oportunidades para la guerra

Sheridan, con el apoyo tácito de Grant, estaba preparado y listo para cruzar el Río Grande y sacar a los franceses de México con una sola mano. Pronto se presentó una oportunidad de oro cuando el general imperialista Tomás Mejía, al mando de las fuerzas de Maximiliano en Matamoros, se negó a entregar varias piezas de artillería confederada capturada, que Sheridan sostenía que pertenecía por derecho al gobierno estadounidense.

Las amenazas y contra-amenazas iban y venían, y la situación se tornó tan ominosa en el verano de 1865 que el presidente Andrew Johnson y su gabinete discutieron abiertamente la posibilidad de una guerra con Francia. Maximiliano, ya sobrecargado por los desafíos militares de Juárez y sus fuerzas rebeldes, finalmente ordenó a Mejía que devolviera la artillería en disputa, "barnizada", se mofó Sheridan, "con disculpas imperiales".

Un segundo punto de inflamación potencial surgió unos meses más tarde cuando un grupo de filibusteros estadounidenses realizó una incursión no autorizada a través de la frontera hacia Bagdad y fueron capturados rápidamente por las fuerzas del gobierno. Bajo el decreto de larga data de la "bandera negra" del emperador, cualquiera que fuera sorprendido luchando contra el imperio podía esperar ser ejecutado sumariamente. Una vez más, las tropas americanas se prepararon para un ataque a través de la frontera para rescatar a sus compatriotas descarriados, pero retrocedieron en el último momento cuando los hombres fueron perdonados.

La retirada de Napoleón III, la caída de Maximiliano

Finalmente, en abril de 1866, Napoleón III comenzó a sacar a regañadientes las tropas francesas de México. Desafortunadamente para Sheridan, el retiro no llegó lo suficientemente pronto para prevenir la muerte de su amigo y jefe de exploradores por mucho tiempo, el Mayor Henry Young, quien fue asesinado "por un grupo de ex-confederados y rancheros mexicanos renegados" mientras intentaba cruzar el Río Grande hacia México en una misión de reconocimiento.

La retirada de las fuerzas francesas pronto llevó a la caída del gobierno de cartón de Maximiliano. En junio de 1867, Juárez y los nacionalistas capturaron al pretendiente austríaco y, a pesar de un último segundo llamamiento de clemencia del gobierno estadounidense, ejecutaron a Maximiliano ante un pelotón de fusilamiento campesino. Ni Grant ni Sheridan, que habitualmente se referían a Maximiliano como "el bucanero imperial", mostraron mucho pesar por el fallecimiento del emperador.

Este artículo de Roy Morris Jr. apareció originalmente en Warfare History Network.

Recommended stories