El desconocido intento de México de salvar a Freud de los nazis

En la primavera de 1938, la prensa mexicana informó sobre los peligros que enfrentaba Sigmund Freud en la Austria post-Anschluss: La Gestapo allanó las oficinas de la editorial Psychoanalytic Publishing House, registró el apartamento de Berggasse 19 y detuvo brevemente a su hija Anna.

Sigmund Freud: En el siglo XX, el presidente mexicano Lázaro Cárdenas convirtió a su país en un refugio para los intelectuales perseguidos.
Sigmund Freud: En el siglo XX, el presidente mexicano Lázaro Cárdenas convirtió a su país en un refugio para los intelectuales perseguidos.

El propio Freud, una vez reacio a considerar la emigración, decidió abandonar Viena, pero su decisión pareció llegar demasiado tarde: la obtención de un visado de salida se había convertido en una prueba casi imposible para los judíos austriacos. Freud habría estado atrapado en Viena de no haber sido por un grupo de amigos poderosos que lanzaron una campaña diplomática a gran escala en su nombre: William Bullitt, el embajador estadounidense en Francia; Ernest Jones, que presionó a los miembros británicos del Parlamento; y la Princesa Marie Bonaparte, que estaba en comunicación directa con el propio Presidente Roosevelt.

En México, el presidente Lázaro Cárdenas -uno de los líderes más populares de la historia del siglo XX- había convertido a su país en un refugio para los intelectuales perseguidos: tras la caída de la República Española, ofreció asilo político a miles de refugiados, y México recibió una afluencia masiva de artistas, poetas, académicos y filósofos que desempeñaron un papel crucial en la cultura de posguerra. En un mundo amenazado por el ascenso del fascismo, Cárdenas abrió las puertas de su nación a socialistas y compañeros de viaje de todo tipo. León Trotsky aceptó la invitación de Cárdenas y se estableció en la Ciudad de México en 1937. Le seguiría una impresionante lista de refugiados cosmopolitas de España, Francia, Alemania, Austria y muchos otros países.

Después de que la prensa informara sobre los problemas de Freud en la Austria nazi, un grupo de activistas lanzó una campaña para traer al profesor a México. El capítulo local de Red Aid International envió un telegrama a Cárdenas, instándole a que ofreciera asilo a Freud, descrito como "el mayor investigador de las diversas manifestaciones del espíritu, que derribó prejuicios y construyó los cimientos de la nueva moral universal".

Durante las siguientes tres semanas, el presidente mexicano recibió cinco telegramas más de varias organizaciones urgiéndole que le ofreciera a Freud un refugio seguro. Sorprendentemente, todas estas solicitudes vinieron de los sindicatos: el Sindicato de Trabajadores de las Artes Gráficas, el Sindicato de Trabajadores de la Educación y el Sindicato de Mineros del Metal, todos cableados el 21 de abril; el Sindicato de Electricistas Mexicanos siguió su ejemplo el 27 de abril. Hasta el Sindicato de Trabajadores de la Caña de Azúcar se subió al carro y envió un telegrama.

La percepción de Freud había cambiado ciertamente desde 1932, cuando Excélsior, un periódico de la Ciudad de México, atacó al médico vienés como un "teratólogo" y al psicoanálisis como una "escuela de pensamiento deprimida". En pocos años, Freud se había convertido en un santo patrón de las causas izquierdistas, abrazado por los sindicatos y aclamado tanto por los trabajadores de la caña de azúcar como por los electricistas.

Incluso Red Aid International saltó en defensa de Freud, sugiriendo que los estalinistas mexicanos estaban tan entusiasmados con las teorías freudianas como con las enseñanzas marxistas (a menos que tuvieran un plan más maquiavélico en mente, y esperaran atraer al médico vienés a México para hacer con él lo que harían con Trotsky).

El plan de traer a Freud a México no llegó muy lejos. Eduardo Hay, Secretario de Relaciones Exteriores de México, respondió al telegrama enviado por Red Aid International, señalando que el Presidente Cárdenas "ya se había ofrecido a ayudar a todos los refugiados políticos austríacos". Si Freud solicitaba asilo en la Embajada de México, escribía, "su solicitud sería enviada a la Secretaría de Gobernación".

Si Freud hubiera aceptado la hospitalidad de los electricistas y trabajadores de la caña de azúcar de México, probablemente se habría establecido en Coyoacán, el tranquilo barrio del sur de la Ciudad de México donde vivían artistas e intelectuales. Por los viejos tiempos pudo haber elegido vivir en la calle Viena, a pocas puertas de los Trotsky y a un corto paseo de la casa azul de Frida Kahlo. Habría tenido decenas de visitantes y un nuevo suministro de nuevos pacientes: Salvador Novo habría sido uno de los primeros en llamar a su puerta, junto a Raúl Carrancá y Trujillo, Xavier Villaurrutia, Jorge Cuesta y otros miembros del grupo Contemporáneos.

Octavio Paz se hubiera acostado en el sofá, y posiblemente Elena Garro, Antonieta Rivas Mercado y Frida Kahlo. Trotsky habría aprovechado la oportunidad de reconciliar psicoanálisis y marxismo. La sala de espera de Freud habría sido el escenario de los encuentros más improbables: Paz y Kahlo, Garro y Villaurrutia, Cuesta y Trotsky. Diego Rivera habría venido a charlar -y a pontificar sobre el psicoanálisis y el marxismo- pero el profesor probablemente lo habría considerado inanalizable. Lo más probable es que Ramos se hubiera mantenido alejado. Incluso Cárdenas, un hombre de tremenda curiosidad intelectual, podría haber acudido a una consulta, convirtiéndose así en el primer jefe de Estado en ejercicio que se analiza.

Después de su muerte, siguiendo la tradición mexicana, el cuerpo de Freud habría sido llevado a Bellas Artes para un velatorio público, y luego enterrado con gran pompa en la Rotonda de Hombres Ilustres. Anna Freud se habría quedado en México y podría haberse convertido en la mejor amiga de Natalia Sedova, la viuda de Trotsky. La Casa Freud -incluyendo la biblioteca y la colección de antigüedades- sería administrada por el gobierno de la Ciudad de México, y los visitantes de Coyoacán tendrían en un día la oportunidad de visitar las casas de Kahlo, Trotsky y Freud. Pero, por desgracia, el profesor nunca presentó su solicitud de asilo en la Embajada de México.

Aunque la campaña para llevar a Freud a México no tuvo éxito, Cárdenas expresó su indignación por la toma de Austria por parte de Alemania: ordenó a su representante en la Sociedad de Naciones en Ginebra que presentara una protesta formal contra el Anschluss. México fue el único país que lo hizo, una expresión de solidaridad de la Austria de la posguerra reconocida por el nombre de una pequeña plaza junto al canal del Danubio "Mexikoplatz".

La campaña de Ayuda Roja no fue la última vez que México fue considerado un refugio potencial para los judíos austriacos. En noviembre de 1938, después de que Freud dejara Viena y se estableciera en Londres, la princesa María Bonaparte ideó un plan para salvar a los judíos europeos. Escribió a Bullitt y propuso que el gobierno de los Estados Unidos comprara Baja California a México y estableciera un estado judío en ese territorio. A Freud, añadió, le gustó la idea. Bullitt le envió una respuesta cortés y evasiva, pero la princesa -acostumbrada a tener la última palabra- escribió directamente a Roosevelt, instándole a considerar su propuesta. Freud estaba desconcertado por esta fantástica campaña, pero le dijo a la princesa que no podía tomar en serio sus "planes coloniales".

Marie Bonaparte, sobrina de Napoleón III, había heredado la percepción de su tío de México como un blanco fácil de la expansión colonial. Aunque su propuesta -como la campaña lanzada por Ayuda Roja- no llegó muy lejos, uno se pregunta cuál habría sido el destino de un estado judío en Baja California. (Ventajas: la Universidad Hebrea de Tijuana, kibbutzim en el Pacífico, un flujo constante de analistas hacia el norte de México; desventajas: comida kosher mexicana, el muro occidental desaparecido, Hamás en San Diego.)

El vínculo entre Freud, México, y un estado judío volvió a surgir en 2008, cuando el poeta Kevin Davies incluyó los siguientes versos -un ejemplo clásico de los mecanismos de condensación y desplazamiento- en su "La edad de oro de la parafernalia":

Freud una vez intentó comprar México.

Darwin temía a los meteoritos y su conexión con el liquen.

Matthew Arnold odiaba a los patos, sólo los odiaba.

Rubén Gallo es el director de Walter S. Carpenter, Jr. Profesor de Lengua, Literatura y Civilización de España en la Universidad de Princeton. Es autor del libro "El México de Freud: Into the Wilds of Psychoanalysis" y otros libros.

Source: The MIT Press Reader

También te puede interesar