Por qué un ajuste de márgenes provocó el colapso de Archegos

08.04.2021

Un ajuste de márgenes es una solicitud de garantía adicional cuando la posición o la inversión de un operador pierde valor. Dada la escasa información sobre los préstamos de los fondos de cobertura y las operaciones con derivados, no hay forma de saber cuántos otros fondos están a un paso de la quiebra.

Al parecer, Archegos comenzó a implosionar la semana pasada cuando sus apuestas en valores como ViacomCBS empezaron a deshacerse, estimulando a los bancos de inversión que habían prestado el dinero del fondo de cobertura a pedir más margen.

Al parecer, el fondo sólo puso un depósito relativamente pequeño en comparación con el tamaño de las apuestas que estaba haciendo. Los contratos que Archegos tenía con los bancos tenían ciertos pagos que dependían del rendimiento de determinadas acciones. Y esas operaciones, a pesar de su tamaño, estaban aparentemente ocultas a la vista del público porque Archegos había utilizado contratos de derivados que le permitían evitar la divulgación de sus posiciones.

Los detalles siguen saliendo a la luz, pero parece que la avalancha financiera se desencadenó por un acontecimiento relativamente benigno: Las acciones de ViacomCBS se hundieron cuando el gigante de los medios de comunicación emitió nuevas acciones para recaudar 3.000 millones de dólares, lo que diluyó a los accionistas existentes.

Cuando los bancos de inversión pidieron a Archegos más garantías, en algún momento el fondo de cobertura no pudo satisfacer las peticiones de entidades como Credit Suisse, UBS, Nomura, Goldman Sachs y Morgan Stanley. Se produjo una venta forzosa de 20.000 millones de dólares, en la que los bancos vendieron grandes cantidades de acciones de ViacomCBS y otras empresas para cubrir el déficit.

Por ahora, la crisis de Archegos parece contenida. Pero el suceso subraya que, aunque los bancos se han reforzado con capital adicional desde la crisis crediticia de 2008, hay actores, como los fondos de cobertura y otros inversores, que asumen riesgos masivos y los reguladores tienen poca información sobre sus actividades. También muestra lo difícil que es controlar y contener el apalancamiento, o dinero prestado, que los grandes financieros utilizan para amplificar sus apuestas.

Una forma de abordar esta preocupación es obligar a los derivados a entrar en una cámara de compensación. La idea es poner todas esas operaciones en un lugar centralizado, facilitando el control de la acumulación de riesgos y préstamos entre los distintos tipos de actores, en lugar de permitir que esa información esté fragmentada entre un montón de bancos que pueden no saber lo que está haciendo cada uno. Es un área que merece un mayor escrutinio y, a pesar de los desafíos, quizás más transparencia.

Por Mexicanist