Informan de más muertes por coronavirus en México

08.09.2020

En respuesta a la pandemia de COVID-19 y a la necesidad de reducir las restricciones de cierre, el gobierno federal de México estableció un sistema bimestral de monitoreo de semáforos alineado con los protocolos de salud para guiar a los estados de México a través del plan de reapertura del país.

El primer caso de coronavirus en México se registró el 28 de febrero y la primera fatalidad el 19 de marzo.
El primer caso de coronavirus en México se registró el 28 de febrero y la primera fatalidad el 19 de marzo.

El estado de los semáforos de cada estado y las variaciones aplicables entre el estado de los semáforos federales y locales se basan en las publicaciones de las publicaciones federales y locales.

El color amarillo está presente a nivel federal en 10 estados. El estado amarillo significa la siguiente información:

Empleados vulnerables

Dependiendo de la condición médica de un individuo, una persona puede volver a trabajar en áreas que no son de COVID-19. Los empleadores de individuos en alto riesgo para COVID-19 deben adherirse a lo emitido por la Secretaría de Salud, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y el Instituto Mexicano del Seguro Social el 27 de julio de 2020, en el Diario Oficial de la Federación.

Reanudación de actividades

Todas las actividades laborales deben seguir los protocolos de seguridad sanitaria, así como las actividades en espacios públicos y en espacios cerrados de capacidad reducida.

Actividades escolares

Actualmente, no hay actividades escolares en persona. (Se requiere luz verde para volver a la escuela).

Con la excepción de Colima (a nivel federal), el resto de los estados están marcados con naranja o amarillo, un desarrollo que representa una mejora gradual en las condiciones de COVID-19. En las próximas semanas, la aparición de los semáforos verdes podría representar una reapertura total y el regreso a la situación anterior a COVID-19.

Se espera una segunda oleada de coronavirus en México en octubre

Una segunda ola del coronavirus SARS-CoV2, que causó el covid-19, podría afectar a México en octubre, dijo el Subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, quien dijo que el país podría salir victorioso de la pandemia, a pesar de haber hecho menos pruebas que otras naciones.

El funcionario dijo que si no se hubieran tomado a tiempo medidas de distanciamiento social, la curva sería más pronunciada y la mayoría de los 126 millones de mexicanos estarían en riesgo, aunque el número de infectados y muertos se ha duplicado en las últimas semanas.

"Estamos ganando", dijo el médico, la cara más visible de la lucha contra el covid-19 en el país, en una entrevista con Reuters la noche del lunes en el Palacio Nacional de la Ciudad de México, sede del poder ejecutivo.

"No es lógico pensar que mientras haya una epidemia de enfermedades infecciosas en el resto del mundo, todos los países estarán a salvo de la reinfección", dijo el funcionario de 51 años, quien formó parte del equipo que luchó contra la pandemia de gripe A (H1N1) de 2009. La gripe (estacional) volverá en octubre y se irá en marzo. Esto va a suceder. Lo que no sabemos -y es probable- es que, junto con la gripe, podría llegar la segunda gran ola de covid-19", anticipó.

México es el país que menos pruebas ha realizado para detectar el coronavirus entre las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): apenas 0,4 pruebas por cada 1.000 habitantes, mientras que el promedio para la entidad es de 22,9.

"No se necesita el número de casos. Lo que se necesita es entender los datos y comprender los mecanismos de una epidemia para tomar las decisiones más apropiadas", dijo. "Hay varias personas que dicen 'estamos ciegos, no tenemos información. Es ciego quien quiere quedar ciego. Tenemos la información adecuada para tomar decisiones.

Para apoyar su declaración, el funcionario hizo una analogía con el creciente número de homicidios en México y explicó que el gobierno no necesita saber el número de éstos para tomar medidas preventivas contra el crimen organizado, que dejó, en promedio, 95 asesinatos por día el año pasado.