Canto homofóbico de la final de la Copa de Oro entre México y Estados Unidos

En la noticia menos sorprendente de la Copa Oro, los fanáticos de México empañaron la final del domingo con su notorio canto anti-gay.

El gol que dio victoria al equipo mexicano. Foto: @miseleccionmx vía Twitter
El gol que dio victoria al equipo mexicano. Foto: @miseleccionmx vía Twitter

Recibió las primeras patadas largas del portero Zack Steffen, tan fuerte como siempre: "¡Eeeeeehhhhhhh ... p ***!" Los partidarios de México, que probablemente llenaron el 85 por ciento de Soldier Field el domingo por la noche, ni siquiera esperaron las patadas reales de Steffen. aunque ellos también gritaban fuerte y claro.

La palabra "puto", que tiene múltiples significados para muchos, ha sido considerada homofóbica por la FIFA. La federación de fútbol de México fue multada 11 veces por la presencia del coro en los clasificatorios para la Copa Mundial 2018.

El canto fue sofocado en la Copa del Mundo, pero reapareció en amistosos entre la Copa del Mundo y la Copa de Oro. Fue fuerte y claro en la apertura de la Copa Oro de México y continuó a pesar de un anuncio en un discurso público que advirtió a los fanáticos que el juego se detendría si continuaba.

Por supuesto, el juego no se detuvo. Tampoco tienen otros, aunque el canto ha seguido a México a cada uno de sus seis partidos.

La responsabilidad de abordar el canto en la Copa de Oro recae en gran medida en la federación mexicana (FMF) y CONCACAF. Ninguno de los dos ha actuado suficientemente.

CONCACAF dijo recientemente en un comunicado que "el canto de los aficionados mexicanos es ofensivo, no tiene lugar en el fútbol y debe ser detenido". Pero antes del torneo, todo lo que hizo para tratar preventivamente de detenerlo fue continuar una campaña "educativa" ineficaz.

Y la CONCACAF no ha expulsado a los aficionados de los estadios después del hecho, ni ha hecho nada más para intentar deshacerse del canto. Aquí hay más sobre esos esfuerzos, o falta de ellos.

También te puede interesar

México vence a Estados Unidos por octavo título de la Copa Oro de la Concacaf

Horas después de que la selección femenina estadounidense ganara su cuarta Copa Mundial, los hombres fueron superados por México en la final de la Copa Oro de la CONCACAF. Jonathan Dos Santos anotó en el minuto 73 para dar al Tri una victoria por 1-0 el domingo por la noche.

La estrella Christian Pulisic y el capitán Weston McKennie dejaron Soldier Field sin hablar con los reporteros sobre el último contratiempo de un programa que todavía está tratando de recuperarse de su fracaso para clasificarse para la Copa Mundial del año pasado.

"En el transcurso de 90 minutos, México fue el mejor equipo", dijo Gregg Berhalter después de su primer torneo como entrenador de Estados Unidos. "Lo que nos faltaba era algo de calma, algo de serenidad."

A pesar de perderse sus tres primeros delanteros, el Tri tuvo una posesión del 58%, superó a Estados Unidos por 20-10 y ganó su octavo título de la Copa Oro a seis para Estados Unidos, que cayó a 1-5 en la final de la Copa Oro contra su mayor rival.

Días antes de fichar por el Chelsea, Pulisic era, con diferencia, el mejor jugador de Estados Unidos, ya que utilizaba ráfagas de velocidad y habilidad para crear ocasiones de gol, pero rara vez tocaba el balón en el segundo tiempo. El centrocampista de 20 años recibió el premio al mejor jugador joven del torneo tras marcar tres goles con tres asistencias.

"Su contribución al equipo en este torneo fue fantástica", dijo Berhalter. "Ambos lados de la bola. Fuera del campo".

McKennie, tras una excelente temporada con el Schalke en la Bundesliga, recibió por primera vez el brazalete de capitán, pero fue en gran medida ineficaz.

"No voy a comentar sobre su rendimiento individual", dijo Berhalter, quien también elogió a McKennie por su juego en la primera parte del torneo.

Mientras que la multitud en Lyon, Francia, era abrumadoramente pro-estadounidense cuando Estados Unidos venció a Holanda por 2-0 a principios de la jornada, los hinchas del Tri en verde, blanco y rojo entre la multitud de 62,493 personas hicieron que el Solider Field pareciera el Estadio Azteca de la Ciudad de México. Cada vez que el estadounidense Zack Steffen lanzaba un gol, se escuchaban fuertes cánticos de "puto", un insulto anti-gay por el que los mexicanos han sido amonestados repetidamente.

El secretario general de la CONCACAF, Philippe Moggio, y el portavoz Álvaro Urrutia no respondieron a un correo electrónico en busca de comentarios.

México marcó en una jugada iniciada por Dos Santos, que juega en la Major League Soccer del LA Galaxy. Pasó el balón a Rodolfo Pizarro, quien cambió de flanco izquierdo a derecho en el segundo tiempo. Pizarro cruzó en el área donde Raúl Jiménez hizo un pase de tacón a Dos Santos, quien había continuado su carrera. Su disparo con la zurda se produjo por el brazo estirado de Steffen, con el que marcó su tercer gol en 46 partidos con la selección.

"No pudimos encontrar el primer pase para salir en ciertos momentos", dijo el centrocampista Michael Bradley. "Obviamente, entonces te cansas un poco, y ellos empiezan a ganar impulso, obviamente. Culmina con ellos consiguiéndoles la meta".

Bradley fue uno de los cuatro rezagados en la alineación inicial de los 11 que comenzaron la derrota de octubre de 2017 en Trinidad y Tobago, que le costó a Estados Unidos un puesto en la Copa Mundial, junto con Pulisic, el centrocampista Paul Arriola y el delantero Jozy Altidore.

Altidore hizo un tiro con la zurda desde 10 metros en el minuto siete. Jordan Morris venció al guardameta Guillermo Ochoa con un remate de cabeza de 6 yardas desde el saque de esquina de Pulisic en el minuto 51, pero Andrés Guardado cabeceó el balón desde la línea de meta. El tiro a bocajarro de Cristian Roldán en el segundo tiempo golpeó a Héctor Moreno en la cabeza y rebotó en el 87º.

"No podíamos dejar pasar nuestras oportunidades esta noche", dijo Altidore. "Si observamos ese período de 10 ó 15 minutos, perdimos un poco el partido. Intentábamos jugar desde atrás y mantenernos firmes, pero tal vez era el momento de subir al campo e intentar entrar en su mitad y cambiar un poco ese impulso".

México jugaba en su primer torneo bajo la dirección del nuevo seleccionador Tata Martino. El Tri no ha perdido un partido competitivo contra Estados Unidos desde 2013, ganando tres, empatando uno y restableciéndose como la potencia de la región.

Berhalter, el primer estadounidense en entrenar a la selección nacional después de jugar en la Copa del Mundo con Estados Unidos, quiere un equipo basado en la posesión. La clasificación para la Copa del Mundo de 2022 no comenzará hasta el próximo verano, dejando el campeonato bienal de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe como primera prueba de medición.

"Estamos cerca," dijo, "pero no estuvimos allí esta noche."

Fuente AP