GUÍA TURÍSTICA DE LA CIUDAD DE OAXACA DE JUÁREZ

La ciudad de Oaxaca se extiende a través de una gran extensión de profundo valle, a 1600m sobre el nivel del mar. Su color, su folclore, sus numerosas fiestas, sus mercados indígenas y su magnífico centro colonial lo convierten en uno de los destinos más gratificantes del país.

La capital de Oaxaca ofrece una experiencia mucho más tranquila que la activa CDMX. Foto Wikimedia
La capital de Oaxaca ofrece una experiencia mucho más tranquila que la activa CDMX. Foto Wikimedia

La ciudad, que fue central en las civilizaciones mixteca y zapoteca, tuvo un papel limitado durante los primeros años de la conquista española. Cortés, atraído por la belleza natural de la zona, creó el título de Marqués del Valle de Oaxaca, y hasta la Revolución sus descendientes poseían vastas propiedades en las cercanías. Sin embargo, por razones prácticas, Oaxaca era de poco interés para los españoles, sin riquezas minerales y, debido a las escarpadas montañas, sin un valor agrícola real (aunque se cultivaba café).

Esto significó que la población indígena fue dejada en gran parte para seguir adelante con la vida y no tuvo que lidiar con mucha influencia externa más allá de la interferencia de una Iglesia proselitista. Sin embargo, en 1796 se convirtió en la tercera ciudad más grande de Nueva España, gracias a la exportación de cochinilla y, más tarde, a la manufactura textil.

Un terremoto destruyó gran parte de la ciudad en 1854; otro terremoto en 1931 obstaculizó el lento proceso de reconstrucción. Hoy en día, Oaxaca está en camino de convertirse en una ciudad industrial -la población es de más de 250,000 habitantes, las calles están asfixiadas y ruidosas y un fino velo de smog envuelve a menudo el valle- pero sigue siendo fácil de navegar. En el centro colonial, gracias a las estrictas normas de construcción, el encanto provincial de la ciudad apenas se ve afectado y casi todo se puede llegar a pie.

Oaxaca es ampliamente considerada como el centro artístico de México, con varias galerías estatales y privadas, clases magistrales de artesanía y joyería y exposiciones regulares. También verá al hijo más famoso del estado, Benito Juárez, conmemorado en todas partes de Oaxaca, un privilegio no compartido por Porfirio Díaz, el segundo oaxaqueño más famoso, cuya dictadura la mayoría de la gente ha elegido olvidar.

Alrededor de Oaxaca hay una topografía extraordinaria, lo que constituye un impresionante telón de fondo para el horizonte de la ciudad al atardecer. La Sierra Madre del Sur entra al estado de Oaxaca por el oeste, mientras que la Sierra Madre de Oaxaca desciende desde el cinturón volcánico central de México. Las dos cordilleras se encuentran en el centro del estado y entre ellas, convergiendo en la ciudad de Oaxaca, se encuentran los tres Valles Centrales.

Llegada

Oaxaca tiene dos estaciones principales de autobuses; ambas están a unos 2 km del centro, a unos veinte minutos a pie.

La terminal de primera clase (con guardería las 24 horas) está en Calzada Niños Héroes de Chapultepec, al noreste del centro; desde aquí, lo mejor es encontrar un taxi. Si prefiere caminar, gire a la izquierda por la carretera principal por unas tres cuadras hasta Juárez, luego gire a la izquierda por diez cuadras hasta Independencia y a la derecha por tres cuadras hasta la céntrica Plaza de la Constitución. Una vez que llegue a Juárez, también puede tomar autobuses urbanos.

La terminal de segunda clase (guardería 6-21.30) está al oeste del centro por el Mercado de Abastos. Los servicios de minibuses más pequeños suelen tener sus propias terminales al sur de la calle Mina, a poca distancia de la plaza.

Desde el aeropuerto (Aeropuerto Internacional Xoxocotlán), a unos 10 km al sur de la ciudad, un servicio colectivo, Transportación Terrestre Aeropuerto, lo dejará justo al lado de la plaza. Al salir, usted debe comprar los boletos por adelantado siempre que sea posible - se venden en la oficina de la compañía en la Alameda de León 1-G, frente a la catedral (de lunes a sábado de 9 a 14 y de 17-20).

Información turística

Para información turística, la opción más conveniente es el pequeño mostrador dentro de la taquilla del Museo de los Pinteros (todos los días de 8 a 20), en Independencia 607 frente a la Alameda. El personal aquí es útil y puede proveer mapas y otros materiales.

También encontrará mapas y folletos en las oficinas de turismo estatales, Juárez 703 (en el Teatro Juárez), y en las oficinas municipales de turismo en Matamoros 102, aunque estos son principalmente centros administrativos y tendrá que caminar dentro para encontrar a alguien con quien hablar.

Encontrarás más personas que hablan inglés e información sobre clases y eventos en la Oaxaca Lending Library (de lunes a viernes de 10 a 14 y de 16-19, sábados de 10 a 23), Pino Suárez 519, un centro de actividad para expatriados locales.

Transporte y excursiones

Caminar es, con mucho, la mejor manera de moverse por el centro de Oaxaca. Las rutas de autobús son bizantinas e incluso si se llega a subir por la derecha, el tráfico es tan lento que se podría haber dado un agradable paseo hasta el destino en la mitad de tiempo. Los taxis son una mejor opción; se pueden encontrar en Independencia, en García Vígil, frente a la catedral, o en cualquier otro lugar. Los taxis no tienen medidor, así que fija primero tu precio.

Alternativamente, varios operadores turísticos alquilan bicicletas y realizan recorridos en bicicleta: pruebe las Bicicletas Pedro Martínez en Aldama 418 dentro del Mesón la Brisa, o las Bicicletas Bravo, García Vigil 406.

Oaxaca Lending Library organiza excelentes visitas guiadas a pie a las iglesias de Oaxaca (martes y sábados a las 10am). Excursiones de un día a Monte Albán y pueblos cercanos (como El Tule); los operadores incluyen Cantera Tours, Constitución 100-7 y Turismo El Convento de Oaxaca en el Camino Real. Rancho Buenavista, San Pedro Ixtlahuaca, organiza expediciones más aventureras de senderismo, ciclismo de montaña y escalada en roca. Expediciones Sierra Norte, M. Bravo 210-I, y Tierraventura, Abasolo 217, conducen a caminatas a las montañas de la Sierra Norte en las afueras de la ciudad de Oaxaca.

Alojamiento en la ciudad

Los hoteles más baratos tienden a estar al sur de Independencia, especialmente entre el antiguo mercado y la calle Trujano, aunque están disminuyendo en número a medida que aparecen hoteles más lujosos en la zona turística cerca de la plaza y al norte de Independencia.

En esta área, tanto los precios como la calidad tienden a ser más altos, aunque hay algunos establecimientos que sorprenden por su buen precio. En general, las tarifas tienden a caer entre un diez y un treinta por ciento fuera de las temporadas altas de Navidad, Semana Santa, julio y agosto. A menudo vale la pena pedir un descuento.

QUÉ HACER EN OAXACA

El simple hecho de estar en Oaxaca, deambulando por sus calles y absorbiendo su vida, es una experiencia, sobre todo si te encuentras con la ciudad durante una fiesta (ocurren todo el tiempo).

Sin embargo, no hay que dejar de visitar el Museo de las Culturas y el Museo Tamayo, los mercados (las tiendas de artesanías en Oaxaca están entre las mejores de todo el país), las iglesias de Santo Domingo y La Soledad, y salir a Monte Albán y Mitla.

Si bien es cierto que en dos días se pueden cubrir las atracciones más destacadas de la ciudad, es fácil quedarse mucho más tiempo.

Alrededor de la Plaza de la Constitución

La Plaza de la Constitución, cerrada al tráfico y rodeada de portales que albergan cafés lánguidos, recibe un flujo constante de mendigos, vendedores ambulantes, gente de negocios, turistas y lugareños. Sigue siendo el punto de referencia central caleidoscópico de Oaxaca, y ofrece algunos de los mejores espectáculos gratuitos de la ciudad, especialmente exhibiciones de música, canciones y bailes. Los domingos y muchas tardes de la semana encontrarás una banda tocando en el centro, o bien una actuación o exhibición frente a la catedral.

En el lado sur de la plaza, el antiguo Palacio de Gobioern, de estilo neoclásico, se ha transformado en el lujoso Museo del Palacio (de martes a sábado de 9.30 a 19.00 horas y los domingos de 9.30 a 17.00 horas), un ambicioso proyecto que simboliza los serios esfuerzos posteriores a 2006 para reconstruir la ciudad. Se trata esencialmente de un museo etnográfico, aunque presentado de una manera muy moderna e interactiva, con exposiciones prácticas y todo tipo de exposiciones. Comenzando con la evolución de la vida en la Tierra, el museo cubre el desarrollo de la sociedad humana en todo el planeta (con referencia a Oaxaca).

En cualquier caso, vale la pena entrar a ver los murales de Arturo García Bustos, pintados entre 1985 y 1987, que asfixian las escaleras principales del patio. El primer mural muestra la historia del país: en la parte superior se encuentran el revolucionario Ricardo Flores Magón (izquierda), Benito Juárez y su esposa Margarita Maza (centro) y José María Morelos (derecha). Porfirio Díaz aparece debajo de Juárez, con una espada. Abajo a la derecha, se muestra la ejecución de Vicente Guerrero en Cuilapam. La pared izquierda muestra la antigua Mitla y se supone que evoca las raíces nativas del país.

Se puede llegar a la Catedral de la Asunción en la esquina noroeste de la plaza cruzando a la Alameda de León, una versión más diminuta de la plaza. Iniciada en 1553, la catedral no fue terminada hasta el siglo XVIII, gracias a varios terremotos. Desde entonces ha sido saqueada y restaurada repetidamente; como resultado, a pesar de su fina fachada barroca, no es la iglesia más encantadora de Oaxaca. Es impresionantemente grande, sin embargo, con un coro pesado que bloquea el pasillo en el corazón de la iglesia y un anillo de capillas dedicadas a varios santos que rodean la nave. En la actualidad, la mayoría de los servicios se celebran en la Capilla del Señor del Rayo, centrada en un calvario adornado con votivas de oro, en el extremo más alejado de la nave, junto al altar.

Justo enfrente de la catedral, el Museo de los Pintores Oaxaqueños (de martes a domingo de 10 a 20) en Independencia 107 muestra principalmente exposiciones temporales de pintores oaxaqueños modernos, y la calidad suele ser muy alta.

A lo largo de Independencia

Camine hacia el este a lo largo de Independencia por un par de cuadras de la catedral para llegar al Teatro Macedonio de Alcalá, construido en 1909 al estilo francés de moda durante la dictadura de Porfirio Díaz. Todavía funcionando como teatro y sala de conciertos, es típico de los grandiosos edificios públicos que surgieron en México a principios del siglo XX - detrás del exterior de la belle époque, el interior (si se puede ver - tratar de ir a un espectáculo, o entrar a hurtadillas antes de uno), es una magnífica franja de mármol blanco y felpa roja.

A la vuelta de la esquina, el Museo Textil de Oaxaca (miércoles a lunes de 10 a 20) en Hidalgo 917 es un escaparate de las tradiciones textiles de alta calidad del estado, aunque también tiene exposiciones temporales de textiles de todo el mundo. Inaugurado en 2008, en gran parte gracias a los fondos aportados por Alfredo Harp Helú, el ex propietario de Banamex convertido en filántropo, el museo ocupa una mansión del siglo XVIII artísticamente renovada.

Al norte de la Plaza de la Constitución

Al norte de la Plaza de la Constitución, Valdivieso cruza Independencia para convertirse en Macedonio Alcalá, la calle comercial peatonal de la ciudad, hogar de las mejores y más caras artesanías mexicanas y oaxaqueñas. Este es el lugar para los diseños de plata exquisitamente intrincados y los textiles finamente ejecutados e imaginativos: compruebe la calidad de los productos antes de aventurarse a los pueblos donde se realizan muchas de las artesanías, y donde la selección tiende a incluir piezas de calidad variable y precios más bajos.

Caminando hacia el norte desde la plaza a lo largo de Alcalá llegará al MACO, el Museo de Arte Contemporáneo (todos los días excepto los martes de 10.30 a 20.00 horas), ubicado en un edificio del siglo XVII ampliamente considerado como la casa de Cortés, aunque en realidad fue construido después de su muerte. Fundado en 1992, el museo alberga exposiciones temporales de arte contemporáneo nacional y regional que pueden incluir desde colecciones de arte folclórico zapoteca y caricaturas políticas hasta instalaciones de video enfocadas en el impacto de la inmigración mexicana a los Estados Unidos.

A una cuadra al oeste de Alcalá, en el Bravo 116, se encuentra más arte en el Centro Fotográfico Álvarez Bravo (todos los días excepto los martes de 10 a 20 hs.), fundado por el pintor Francisco Toledo, que cuenta con tres salas de exposición de fotografías históricas y contemporáneas, además de una excelente biblioteca de consulta.

Santo Domingo de Guzmán

Dos cuadras más arriba de Alcalá de MACO se encuentra uno de los lugares más destacados de Oaxaca, la iglesia de Santo Domingo de Guzmán (todos los días de 7 a 13 y 16-20; no hay visitas durante la Misa), consagrada en 1611. Uno de los mejores ejemplos del barroco mexicano, esta extravagancia está elaboradamente tallada y decorada tanto por dentro como por fuera, las paredes exteriores (de 10m de espesor en algunos lugares) son sólidas y a prueba de terremotos, el interior es extraordinariamente rico.

Las piezas fueron dañadas durante las Guerras de Reforma y la Revolución -especialmente las capillas, puestas en servicio como establos-, pero la mayor parte del interior fue restaurado durante la década de 1950. Nótese especialmente el gran retablo mayor dorado, y, en la parte inferior del coro elevado que hay sobre usted al entrar, el árbol genealógico de Félix de Guzmán, padre de Santo Domingo (el fundador de la Orden Dominicana), en forma de una vid con ramas frondosas y zarcillos, bustos de dominicanos destacados y una figura de la Virgen justo en la parte superior.

Lo más llamativo de todo es que la iglesia gotea con pan blanco y dorado en todo su interior, bellamente iluminada por la luz que entra por la ventana. Mirando hacia atrás desde el altar se pueden apreciar las escenas en relieve en lo alto de las paredes, los eventos bíblicos representados en el techo del barril y el techo del coro, una visión de la jerarquía celestial con ángeles dorados arremolinados en anillos alrededor de Dios. La Capilla de la Virgen del Rosario (terminada en 1720) también está ricamente pintada y tallada: la Virgen ocupa un lugar destacado en otro impresionante retablo, tanto más intenso cuanto que se trata de un espacio relativamente pequeño.

Museo de las Culturas de Oaxaca y alrededores

Junto a la iglesia, el antiguo Convento de Santo Domingo ha sido restaurado para albergar el absorbente Museo de las Culturas de Oaxaca (de martes a domingo de 10 a 19 horas, última entrada a las 18.15 horas). La construcción del convento comenzó en 1572, y la iglesia celebró su primera misa en 1608; desde entonces hasta 1812 fue ocupada por frailes dominicos.

Durante la Revolución, el edificio sirvió como cuartel para el ejército mexicano. Los daños causados durante este período no fueron restaurados hasta la década de 1990, cuando se instalaron las piezas. El museo traza la historia de Oaxaca en un laberinto expansivo y elaborado de galerías que contienen exhibiciones que detallan desde el periodo prehispánico hasta la actualidad. Los hallazgos arqueológicos desafían la hipérbole, sobre todo el verdadero punto culminante: la sala 3, dedicada a las magníficas joyas mixtecas descubiertas en la Tumba 7 de Monte Albán, incluyendo un par de magníficas máscaras y corazas de oro.

Este lujoso tesoro constituye una proporción sustancial de todo el oro prehispánico conocido, ya que todo lo que los conquistadores encontraron se derritió. El museo también posee piezas de oro más pequeñas, así como objetos en una amplia variedad de materiales preciosos - nácar, obsidiana, turquesa, ámbar y azabache entre ellos. Las galerías finales, de estilo típicamente idealista, están dedicadas al pluralismo del México moderno; un video ilustrativo muestra a miembros de cada uno de los quince pueblos indígenas del estado hablando su propio idioma.

A través de las ventanas del museo podrá disfrutar de unas vistas espectaculares de las montañas, así como de otra obra maestra del arte escondida: el jardín de cactus o el Jardín Etnobotánico (visitas sólo con reserva previa; visitas en inglés: martes, jueves y sábados, de 11:00 a 13:00; visitas en español: de lunes a sábados, de 10:00 a 12:00 y de 17:00 horas).

Más allá del atractivo sensual del jardín, específicamente una colección ornamentada de orquídeas y ciruelas, los recorridos son también extremadamente iluminadores. Los terrenos preservan especies nativas de Oaxaca y proporcionan información sobre plantas e insectos, como la cochinilla que habita dentro de ciertas variedades de cactus y secreta una sustancia que se utiliza para producir tintes naturales para textiles. La entrada es por Reforma y Constitución.

Oaxaca es también la orgullosa madre del único museo de sellos de México, el Museo de Filatelia, ubicado en una mansión sobria cerca de la entrada del jardín en Reforma 504 (de martes a domingo de 10 a 20). Cuenta con una respetable exposición permanente de sellos mexicanos, cartas, instrumentos filatélicos y sellos.

Frente al Museo de las Culturas de Alcalá 507, el Instituto de Artes Gráficas (todos los días excepto los sábados y viernes de 9.30 a 20.00 horas) es otro de los muchos centros culturales del estado que patrocina el pintor Francisco Toledo. Establecido en 1988, exhibe exposiciones cambiantes de obras de artistas de renombre nacional como José Guadalupe Posada, Rodolfo Nieto, Vicente Rojo y el propio Toledo. Merece la pena entrar para pasear por las habitaciones de lo que una vez fue una gran casa colonial y pasar una hora en la excelente biblioteca de arte y en la idílica sala de lectura. También hay recitales de música nocturna.

Al norte por la Vigilia de García

El Museo Casa de Juárez (Martes-Sábado 10-19), una cuadra al oeste del Museo de las Culturas en la Vigilia García 609 (y frente al Templo y Convento de Carmen Alto, ahora en su mayoría oficinas gubernamentales), es donde vivió el hijo más famoso de Oaxaca, Benito Juárez, entre 1818 y 1828. La casa pertenecía al encuadernador Antonio Salanueva, quien prácticamente adoptó al joven Benito después de contratarlo, lo que le proporcionó una ventaja crucial en la sociedad mexicana.

La casa renovada contiene una pequeña colección de las posesiones del joven zapoteco junto con documentos históricos fundamentales. Pasee por las exhibiciones de la cocina, el dormitorio y el comedor para hacerse una idea de cómo debía ser la vida de la clase media en la Oaxaca de principios del siglo XIX (aunque no hay nada original en la casa).

A cuatro cuadras al norte, en la sombra de García Vigilia más allá de Cosijopí, los Arcos de Xochimilco son restos del acueducto de San Felipe del siglo XVIII. Las calles circundantes son un lugar agradable para pasear, con casas multicolores, de estilo colonial, rodeadas de paredes que se desmoronan, cubiertas de buganvillas, tacos en la pared, perros que duermen, faroles callejeros y cactus gigantes.

Los viernes y sábados, visite el pequeño mercado orgánico (9.30-16) en la iglesia de Santo Tomás Xochimilco, al norte de Niños Héroes o debajo de los arcos en el Parque el Pochote en la Vigilia García 817/819 (consulte con la oficina de turismo para conocer la última ubicación).

Al noroeste de la Plaza de la Constitución

Al noroeste de la plaza en Morelos 503 (tres cuadras al oeste de Alcalá), se encuentra la Museo Rufino Tamayo (de lunes a sábados de 10 a 14 y de 16-19, domingos de 10 a 15), una colección privada de artefactos prehispánicos recolectados por el gobierno de Oaxaqueño. el artista abstracto Rufino Tamayo (1899-1991), ambientado en una atractiva casa que data de 1902.

En lugar de tratar de explicar el significado arqueológico de sus la colección se presenta deliberadamente como un museo de arte, centrándose en los siguientes aspectos forma estética, e incluye algunos artículos verdaderamente hermosos de todo México, con cerámica y tallas de civilizaciones preclásicas. Azteca, Maya y occidental todas las culturas indígenas se caracterizan fuertemente, aunque hay sorprendentemente poco que sea Mixteco o zapoteco.

A una cuadra al norte, en Matamoros 307, el Museo Belber Jiménez (lunes a viernes). 10-14 y 16-18, Sábado 10-20) es el museo más nuevo de Oaxaca y una valiosa introducción a la patrimonio artístico de la región. Situado alrededor de un pequeño patio, las galerías de aquí muestran el colección privada del renombrado joyero Francisco Jiménez y su esposa Ellen Belber, una que incluye algunas magníficas joyas mixtecas de oro, cadenas coloniales. y collares y una fina colección de orfebrería del siglo XX por parte de algunos de los Los grandes maestros de México, incluyendo a los expatriados americanos Frederick Davis y William Spratling.

También hay una selección de arte popular oaxaqueño, desde alfombras y ropa tradicional hasta cofres de cerámica y laca. El orgullo del lugar es el collar que Diego Rivera regaló a Frida Kahlo en 1937, grabado con las palabras "Amor", y una bandera mexicana de lana, entregada al presidente Díaz en una visita a Oaxaca.

A la vuelta de la esquina de J.P. García e Independencia, la iglesia de San Felipe Neri es en su mayoría barroca, con una proliferación de estatuas ricamente decoradas en la fachada plateresca. Es la decoración interior, sin embargo, lo que realmente lo hace interesante. La iglesia fue terminada en 1773 y más tarde fue utilizada como cuartel durante la Revolución. En la década de 1920 necesitaba ser repintado, lo que fue - en un incongruente estilo Art Nouveau. El otro derecho a la fama del edificio es que es la iglesia en la que se casaron Benito Juárez y Margarita Maza en 1843.

Basílica Menor de Nuestra Señora de la Soledad

No muy lejos al oeste de San Felipe Neri a lo largo de Independencia, la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Soledad, construida entre 1682 y 1690, es uno de los sitios religiosos más importantes de México. Contiene una estatua de la Virgen de la Soledad, patrona de Oaxaca desde 1909, una de las imágenes más veneradas de María en el país.

La historia cuenta que a principios del período colonial (las fechas varían), una estatua de la Virgen fue encontrada misteriosamente en la mochila de una mula en camino a Guatemala; algunas versiones dicen que la Virgen misma apareció milagrosamente. La basílica fue construida en su honor (la roca donde se supone que ocurrió este milagro está ahora rodeada por una jaula de hierro a su derecha al entrar en la iglesia).

La corona incrustada de diamantes que adorna la estatua de la Virgen en el interior de la basílica es una réplica del original, que fue robado durante la década de 1980. La suntuosamente decorada iglesia, construida a finales del siglo XVII pero con una fachada más reciente, está situada en una pequeña plaza rodeada de otros edificios relacionados con el culto a la Virgen. Es un lugar tranquilo para ver la vida oaxaqueña sobre un helado o un sorbete, los cuales se venden en una seductora variedad de sabores en un grupo de puestos.

Junto a la Plaza de la Danza se celebran conciertos al aire libre, espectáculos folclóricos y mercados artesanales especializados. Los destartalados puestos detrás de los vendedores de helados venden iconos religiosos de colores brillantes. Justo detrás del patio de la iglesia se encuentra el pequeño Museo Religioso de la Soledad (todos los días excepto los miércoles de 10 a 14 y de 16 a 18, los miércoles de 10 a 14) dedicado al culto. Es una extraña mezcla de chatarra y tesoros - trajes nativos exhibidos en maniquíes de la década de 1950 con estampado en permanente rubio; pinturas de ex-votos que dan gracias por los milagros y las curaciones - entre las cuales la chatarra es generalmente mucho más interesante.

Al sur de la Plaza de la Constitución

Los mercados son la principal razón por la que la mayoría de los viajeros se aventuran al sur de la plaza. Tradicionalmente, el sábado es el día del mercado, y aunque hoy en día los mercados funcionan a diario, todavía es el día por venir si quieres ver los tianguis (mercados) al estilo antiguo en su mejor momento. Los indígenas llegan de los pueblos con una variedad desconcertante de trajes, y los dialectos mixtecos y zapotecos reemplazan al español como lingua franca.

La mayor parte de la actividad, así como el serio negocio de comprar y vender productos de uso cotidiano, se desarrolla en el Mercado de Abastos, junto a la estación de autobuses de segunda clase. Este es el lugar para comprar frutas, verduras, carnes, hierbas, especias y todo tipo de artículos para el hogar, desde ollas de cocina tradicionales hasta utensilios de madera y muebles - usted podría pasar un par de horas perdido aquí. A sólo una cuadra al sur de la plaza, el Mercado Benito Juárez Maza es un blanco más fácil, donde la carne cruda, la fruta, la ropa y los puestos de bolsas se mezclan con algunos de los mejores restaurantes de bajo presupuesto de la ciudad. También hay un montón de puestos más obviamente enfocados a los turistas: mezcal, queso local y mole son los productos preferidos.

Al sur del mercado, el 20 de noviembre en Aldama, la iglesia de San Juan de Dios de 1890 (que reemplaza a una iglesia anterior) atrae a los aldeanos y comerciantes del mercado que han venido a la ciudad para pasar el día y quieren presentar sus respetos, pero el verdadero punto culminante se encuentra justo detrás de ella. Mercado 20 de Noviembre es esencialmente un gigantesco patio de comidas, una cacofonía de vistas, olores y sabores. Las mujeres indígenas deambulan por corredores laberínticos entre plumas de incienso, invitándote a probar curiosos platos oaxaqueños tales como chapulines (saltamontes crujientes) y chicharrones (grasa de cerdo crujiente). Un excelente lugar para comer, el mercado está lleno de comedores que sirven comida barata, como chiles rellenos y tamales. También encontrará las mejores tiendas de mezcal y chocolate de la zona.

Finalmente, el Mercado Artesanías, dos cuadras al suroeste de 20 de Noviembre entre Mina y Zaragoza, es el sitio de artesanías del pueblo como rebozos, muñecas de trapo y porcelana verde; abundantes productos frescos y flores; y los infames chapulines (saltamontes fritos). Aunque muchos de los productos aquí pueden ser mucho más baratos que en los mercados más pequeños, tenga en cuenta que es muy turístico - usted es acosado mucho más por los vendedores y es posible que tenga que negociar ferozmente para obtener su precio.

Compruebe siempre la calidad de los productos antes de comprarlos; los sarapes, en particular, se fabrican a menudo a máquina a partir de fibras artificiales teñidas químicamente. Las fibras artificiales son largas, finas y brillantes, los hilos de lana son cortos, ásperos y rizados. Hay numerosas tiendas alrededor de la plaza y en Alcalá que te darán una buena idea de la calidad potencial de los artículos que puedes comprar en el mercado, o prueba las Mujeres Artesanas de los Regionales de Oaxaca en el 5 de Mayo 204 (diariamente de 9-20).

SALIENDO DE OAXACA

A la costa de Oaxaca

Para los autobuses a la costa de Oaxaca, hay dos opciones principales: líneas de autobuses de larga distancia o minibuses más rápidos y estrechos. OCC (primera clase) y ADO GL (clase ejecutiva) desde la estación de primera clase, tome un desvío enorme a lo largo de la carretera 190 (vía Salina Cruz) hasta Huatulco, con OCC yendo a Pochutla y Puerto Escondido, un maratón de 10-11 horas.

Es mucho más rápido tomar uno de los muchos operadores de minibuses a Pochutla (para Puerto Ángel) o directamente a Puerto Escondido (alrededor de seis horas), aunque se necesita una constitución de hierro para tomar las curvas y los baches (atención: muchos viajeros vomitan y necesitan un día para recuperarse). Los autobuses de larga distancia son mucho más cómodos, aunque incluso la carretera 190 tiene muchas curvas que revuelven el estómago.

Autoexprés Atlántida en Noria 110 y Armenta y López es un grupo de autos con minivans diarios a Pochutla cada dos horas de 7 a 19 (más un servicio nocturno). Servicio Express en Arista 116 y Cabrera va hasta Puerto Ángel y Puerto Escondido. Estrella de Valle se extiende desde la terminal de segunda clase hasta Pochutla por la noche, Escondido y Puerto Ángel.

Autobuses de larga distancia

Para los autobuses de larga distancia, siempre trate de comprar boletos con al menos un día de anticipación, especialmente para destinos populares como San Cristóbal de las Casas. Las taquillas, una en Valdivieso junto a la catedral y otra en el Díaz 102A de Independencia (Lunes a Sábado de 8 a 20, Domingos de 9 a 16), venden boletos para líneas de primera clase.

OCC, ADO GL y UNO (clase deluxe) ofrecen servicios frecuentes desde la estación de autobuses de primera clase a Ciudad de México (6hr) y Puebla (4-5hr), y sólo tres o cuatro autobuses a San Cristóbal (11hr), Tuxtla Gutiérrez (10hr), Veracruz (6-7hr) y Villahermosa (12hr).

Desde la estación de autobuses de segunda clase salen servicios más lentos, más baratos, más frecuentes y menos cómodos hacia la Ciudad de México (en su mayoría para pasar la noche), Pinotepa Nacional, Tuxtla Gutiérrez y otros destinos; los autobuses hacia la costa de Chiapas son particularmente baratos.

Vuelos

El aeropuerto de Oaxaca opera principalmente como una conexión con la Ciudad de México; para otros destinos, tendrás que cambiar allí. Los precios aumentan dramáticamente durante los días festivos en México. El aeropuerto está a unos 10 km al sur de la ciudad en la carretera a San Bartolo Coyotepec y Ocotlán.